LAS CAMPAÑAS ME DAN RISA

By Kike Mireles (@KikeMireles)

¿A quién no le da risa escuchar a los candidatos hablar de quien tiene más millones o propiedades cuando en la mayoría de los hogares se habla sobre economizar en la despensa?

¿Cómo no darme risa una campaña cuyo eje central es el ataque a sus opositores?

¿Cómo no reírnos de campañas en las cuales la palabra propuesta ha sido sustituida por corrupción, negligencia y conflictos de intereses?

Estaríamos muy mal si no riéramos al ver campañas donde el derroche de recursos pareciera no ser un problema, donde un anuncio espectacular ha costado incluso más que la casa donde ha sido montado.

¿A quién no le da risa escuchar a los candidatos hablar de quien tiene más millones o propiedades cuando en la mayoría de los hogares se habla sobre economizar en la despensa?

Juro que no paro de reír cuando escucho a candidatos hablar de cercanía y austeridad llegando en camionetas de lujo rotuladas hasta el escape. Qué risa cuando se quejan por llevar 40 días de campaña levantándose a las 5 am y durmiendo a la 1am sin saber que hay personas que lo llevan haciendo décadas y no por estar en campaña sino por la necesidad de darles a sus hijos de comer.

¿No da risa que la clase política parece no haberse dado cuenta del hartazgo social que se respira en las calles, calles que día a día presumen recorrer?

Por esto y más, al hablar de las campañas es inevitable que me brote una sonrisa, una sonrisa nerviosa que rápidamente es borrada cuando me pregunto: ¿Son ellos los que nos van a gobernar? Es justo en ese momento cuando ellos se ríen de mí, así como también se ríen de ti, se ríen de nosotros, se ríen de México… pero olvidan algo: “El que ríe al último, ríe mejor”.

Estas elecciones VOTA INFORMADO, NO votes colores, vota por los candidatos que NO te hagan reír, demostremos de una vez por todas que los mexicanos somos risueños pero NO SOMOS PENDEJOS. Luchemos juntos por la reforma de nuestra actitud como mexicanos.

http://www.sdpnoticias.com/nacional/2015/05/27/las-campanas-politicas-me-dan-risa

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.