Los malditos grupos del WhatsApp

Que nadie diga que no lo ha experimentado alguna vez: tras haber estado un buen rato sin el móvil (por ejemplo, tras estudiar, o por la mañana), miras las notificaciones y… por lo menos un centenar de mensajes de al menos un grupo.

Tristemente típico…

Y es que es así, con WhatsApp (y en menor medida Telegram), esa aplicación tan ligada a Android y obligatoria en los móviles, ahora no puedes dejar el móvil ni un segundo sin que recibas algún mensaje de algún grupo, y si tenemos en cuenta que los hay que en cuanto una conversación no implica a todo el mundo, se van a grupo aparte, y los de esa a otro grupo aparte, es entonces cuando no paramos. Y si encima los hay que para decir un párrafo les hace falta diez mensajes, apaga y vámonos.

Pero lo peor es que no puedes ni salirte ni no estar en un grupo sin que, en el caso de grupos de clase, trabajo, etc., te critiquen, se metan contigo o incluso te hagan el vacío por no estar en el grupo, por no hablar de los cotilleos. Para bastante gente, ahora parece que el hecho de dejar un grupo es como si se abandonara a esas personas. La palabra grupo (acompañada de WhatsApp) se ha vuelto sagrada.

Tanto es así, que hasta hay hashtags en Twitter sobre esos grupos de WhatsApp:

Si alguien quiere hacer una comedia de un grupo de WhatsApp, que mire esto.

Yo voy a contar mi propia experiencia. Empezaré por decir que ni siquiera tengo WhatsApp (nop, no quiero que mi número de teléfono circule por las listas de los grupos de Málaga y cercanías), ya que siempre he considerado que era una pérdida de tiempo, y que lo que se mandaba por los grupos casi siempre era inútil o estresante (vídeos y fotos estúpidas, cadenas, discusiones por cualquier cosa…). Pero claro, como WhatsApp se ha convertido en la única manera de hablar con alguien que no tienes a diez metros, pues he tenido mis problemillas con respecto a deberes y esas cosas; tal ha sido mi tozudez con no instalarme WhatsApp en el móvil que he tratado de pedirme un móvil con Ubuntu Touch (que no tiene WhatsApp de forma nativa, ya que UT no lo tiene nadie), y mi madre hasta me ha amenazado con quitarme el móvil si no me lo instalaba (y yo que pensaba que un crío sin WhatsApp era una bendición para los viejos…).

Pero, claro, sí que tengo Telegram, y hace no mucho tiempo entré en un grupo de un foro de Animal Crossing que, aunque no están toooodo el rato mandando chorradas, sí que he sufrido algunas cosas típicas, como por ejemplo, que haya uno que esté casi siempre mandando audios, que no pueda dejar el móvil sin que manden algo (a veces mientras veo vídeos por YouTube también mandan mensajes y se baja sólo el volumen del vídeo por el sonido de la notificación, lo cual es realmente molesto), o lo más típico: que estén hasta las tantas de la madrugada hablando, hasta el punto de que tengo que silenciarlo para que no esté sonando toda la noche.

Y, de esa experiencia (pero aclaro que me llevo muy bien con todos los del grupo que hablan a diario) me queda bien claro que no quiero tocar WhatsApp ni con pinzas. No tengo ganas de que pasen mi número por todos lados, ni que me metan en cien grupos, ni que me manden mensajes por chorradas, ni que me saturen la memoria y la tarjeta a base de fotos y vídeos que voy a querer borrar y bien rapidito.

Nadie debe sentirse culpable por hacer esto.

Y sobre todo, no quiero tener que sentirme culpable por quitarme algo molesto de encima. Sobre todo si me perjudica más que me beneficia, porque estoy seguro de que muchos grupos son molestos y fuente contínua de problemas.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.