Dios mueve al jugador, y éste, la pieza…

(Extraido de mi antiguo blog, originalmente publicado el 2016/02/24)

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios, detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?
J.L. Borges

Una vez más siento la necesidad de tocar el tema de la inteligencia artificial.

Esta vez es disparada por una charla Ted. La siguiente

Además de ser gracioso el video, me planteó algo que hasta ahora no había pensado: podría existir un tercer grupo según la reacción al spam.

Por un lado la gente que no cae ya sea por los filtros de sus prestadores de servicio o por su “audacia”, y por otro lado las personas que sí caen y son las que luego hacen noticia y experimentamos un sentimiento entre lástima y gracia (Como decia Sprite, nos divierte la desgracia ajena).

El tercer grupo que me hizo notar la charla es aquella que notando que es un spam con un objetivo claramente fraudulento, aún así decide responderle.

Más allá de lo gracioso que es la anécdota, el autor plantea algo totalmente válido: Cuanto más tiempo gasta la otra persona tratar de estafarlo, menos tiempo tiene para hacerlo a otra persona. Lo que plantea algo inevitable, lógico y natural: hay una persona detrás de todo esto.

OK, podemos decir que el segundo caso, el de Winnie Mandela, se trataba de un bot. Aún así lo que disparó este post es la idea que detrás del spam, hay una persona dando su mejor intento de estafarnos.

Lo más importante de esta oración es que sea una persona, ya que por sistema uno puede enviar miles de mails en un segundo pero como persona tiene una capacidad limitada.

A lo que me llevó a plantearme lo siguiente: Que pasaría si en realidad la verdadera solución al spam no es crear mejores filtros…..sino, contra-intuitivamente, responderlos.

No me refiero a responderlos manualmente sino a desarrollar una inteligencia artificial capaz no sólo de detectar el spam (cosa que ya está aplicado) sino a analizar de que se trata el mail y responderlo en base a la propuesta del mismo. Una inteligencia artificial que sea del proveedor de mail y que tenga en cuenta los datos que está esperando el malicioso y juegue en base a esto. Que roce como James la propuesta pero siendo “consciente” de lo que está sucediendo y desafiarlo a seguir la conversación y obligarlo desperdiciar más tiempo en ella.

<Nota relevante: http://www.engadget.com/2016/02/22/ibm-emotion-detection-upgrade/ >

Como en la película, basada en hechos reales, “The Imitation Game” o Código Enigma donde unos matemáticos tenían que descifrar el criptograma que usaba el ejercito nazi en sus comunicaciones claves, por ejemplo donde atacarían. Una vez que habían resuelto el modelo, lo utilizaron con cautela, basados en técnicas estadísticas para bloquear el máximo de ataques sin despertar sospechas de que había sido resuelto el código.

Entonces este ente artificial, entendería que propuesta intenta generar el malicioso y comienza una conversación donde busque generar la mayor cantidad de respuestas por la otra parte sin despertar sospecha que es una inteligencia artificial. Además en cada conversación esta inteligencia “aprende” algo de su experiencia: ¿qué temas generan la caída de la conversación?,¿Qué palabras claves las dilata?, etc.

Una de las primeras cosas que debería aprender podría ser la velocidad de respuesta ya que un bot tendría la capacidad de responder inhumanamente en milisegundos después de haber recibido el mail, entonces la inteligencia artificial tendría que aprender a demorar la respuesta con el fin de no despertar sospechas y seguir cautivando al malicioso.

Lo que podría generar esto son dos casos:

El primero, donde la persona de males intensiones desperdicia tiempo respondiendo mails que no sabe si le puede generar una oportunidad o es realmente una pérdida de tiempo, generando un aumento exponencial en costos. Con esto me refiero, entre otras cosas, a las horas hombres que debe emplear.

Claro, los costos aumentan dado a la cantidad de respuestas. El aumento en costos de un envio de 1.000 mails a 1.000 millones de mails es insignificante, no así el aumento en los costos de responder 10 cadenas a 1.000 millones.

Entonces los “spammers” con el fin de bajar los costos, deberían desarrollar una inteligencia artificial que intente revertir la situación. En otras palabras, desarrollar un sistema el mismo sistema para seguir la cadena de mails, entendiendo la situación y responder con un objetivo fijo (una clave, una transferencia, etc)

Más allá de la carrera en el desarrollo de una AI más “humana”, más cognitiva, símil a la carrera espacial entre USA y USSR, lo que me llama la atención es el espacio digital y físico que esto representa.

Miles y millones de mails se generarían por día en base a este juego, generando más y más basura. Habría un punto en que las conversaciones de los robots empiecen a superar a las conversaciones de humanos, pero ¿en que momento? y de ahí que nos queda a nosotros? desarrollar otro que detecte estas conversaciones y las elimine para que “economizar” espacio?

OK…. no más escritos de IA….

“Tenemos que dejar de robar con IA por lo menos por dos años”

Like what you read? Give Daniel Kishimoto a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.