1:52

​Quería que me envolviera la lluvia, quería empaparme como cuando era niña y llegar a casa escurriendo las lágrimas del cielo; pero no era el mismo deseo, no quería girar bajo las gotas y saltar en charcos llenos de sueños. No, lo que quería era ahogarme, apagar con agua el ardor en mi pecho. Si había un Dios, desataría su mayor tormenta sobre mi… Quería ahogarme y nadar, al fin y al cabo siempre quise saber que se sentía vivir bajo el agua.