Pokémon GO: Be nice or leave

Es increíble lo que pasa en las comunidades digitales cuando “son” de verdad. Si, entiendo que detrás de Niantic’s Pokémon Go están: Nintendo, The Pokémon Company y Google… pero sigue siendo un “juego de verdad”, sueño con conversaciones de pasillo de este calibre en la compañía: “Si, vemos una oportunidad comercial dentro del juego, pero no olviden que este proyecto de 20 años lo hacemos por los fans” o por lo menos, eso quiero creer yo.

¿Por que quiero creer eso? Por cosas como: Pokémon GO cracks down on CHEATERS

Yo vivo a media cuadra de un Gym y a pasos de 3 Paradas, tengo un colegio a una cuadra de mi casa y nunca antes había visto esa plaza llena de grupos de niños. Era una plaza que había sido conquistada por grupos de Crossfit, y que ahora está siendo re-conquistada por smartphones y niños corriendo en bandadas en busqueda de monstruos virtuales.

Jugar es un ejercicio inclusivo, que nos permite estar entre otros, disfrutando de lo mismo; es un club temporal donde da lo mismo que se está jugando, hay que participar (y en lo posible ganar).

Pero cuando quieres jugar en un Pokémon Gym y ves que ni tu experiencia ni tus Pokémon tienen una chance, el juego se acaba ahí; te frustras y todo ese kilómetro que caminaste ya no sirve de nada por la culpa de un tramposo. Alguien que para ser “mejor” usa apps para que su GPS diga que está donde no está. Y borras el juego y te vas a twitter a llorar.

Y es ahí donde las marcas que se preocupan, hacen lo que deben hacer: CUIDAR A SUS USUARIOS, proteger la experiencia que ellos prometen incluso si hay que echar a los que están arruinando la fiesta, se hacen cargo de la emoción y de lo que generan al otro lado de un celular, donde Padres e hijos tienen nuevamente algo en común, un lazo ñoño, tan típico de los nostálgicos actuales.
De todas formas si quieres hacer trampa -dentro de la ley- puedes acelerar procesos y comprar pokécoins que te permiten acceder desde Pokebolas a Incubadoras de huevos. (Y si, es ahí donde ellos con el ban, protegen su negocio).

Muchos defienden el fenómeno del juego ya que “hace salir a caminar”, y logra que “los niños” interactuen”, entre otras cosas. 
Bueno, es un juego, está diseñado para eso. Ahora, lo chistoso es que se ponga de moda jugar en las plazas y salir a caminar por estar usando el celular, lo encuentro un poco mucho, no quiero terminar leyendo esto en Facebook: (siendo sincero, hagámoslo posible)

¿Donde encuentro el kickstarter que está pidiendo plata para una pelota con parlantes que al tirarla al aire, grita el nombre de un país? Necesito volver a jugar a las naciones en la plaza.

Es bueno cuando las marcas protegen a su gente. 
No, mejor dicho es NECESARIO que las marcas entiendan que deben protejer a su gente, en la era digital, la lealtad de los usuarios es directamente proporcional al respeto y cuidado que tienen de sus comunidades, no hablo de Servicio Al Cliente, hablo de un settting mental, donde tu usuario es el eje central de tu empresa y todos trabajan en torno a él.

Ahora para terminar y dejar la semilla de la incertidumbre, creo que Google y sus Micro-Momentos se fueron un poco al carajo; las métricas de uso diario de los celulares deben haber cambiado considerablemente. 
Y al mismo tiempo deben estar entregando datos y creando caminos rurales en waze. Gracias a que Google también es dueño de esa app de celular; donde tienes que caminar y atrapar animales virtuales deslizando tu dedo en la pantalla. (Si, así de simple es matar una buena idea con una pésima explicación)

pd. Mi primer pokémon atrapado fue Pikachu. si, hice “trampa”, pero shhh…. que nadie lo sepa.