Esa salud incómoda de hablar

I had a black dog, his name was depression por Matthew Johnstone para la Organización Mundial de la Salud.

Como sociedad solemos no hablar acerca de temas difíciles. Estos temas los ignoramos. Nos alejamos de ellos. ¿Por qué? Porque nos incomodan. Porque no sabemos cómo hablarlos. Y no nos damos cuenta las consecuencias de ignorarlos. Nos cuesta reconocer que es un problema y que debemos de enfrentarlo. Por más incómodos que sean, tenemos que hablarlos. No hacerlo puede ser peligroso.

Hoy 10 de Octubre es el Día Mundial de la Salud Mental. Y para este año, la Organización Mundial de la Salud lanzó una campaña llamada: Hablemos de Depresión. En 10 años, la cifra mundial de personas sufriendo de depresión aumentó en más de 18%. Eso llevó a un número abismal de 300 millones de personas sufriendo de depresión en todo el mundo.

Y es que la depresión no tiene cara, no tiene actitud y no siempre tiene manera de detectarse. La depresión no tratada es la causa número uno de suicidios a nivel mundial. Según datos de la OMS, cada año se suicidan cerca de 800 000 personas, y el suicidio es la segunda causa de muerte en personas entre 15 a 29 años. Segunda. Cada 40 segundos, una persona en el mundo se quita la vida.

¿Sabían que en Costa Rica, el promedio anual de suicidios es de 318?¿Sabían que nuestro país ocupa el segundo lugar de suicidios en Centroamérica, solo superada por El Salvador? ¿Sabían que ocupamos el lugar 70 a nivel mundial en tasa de suicidios? ¿Sabían que la mayoría de intentos de suicidio en el país es en personas jóvenes?

AM Prensa: El país más feliz del mundo inmerso en una depresión que suma más de 1415 suicidios

Repito: la depresión no tiene cara, no tiene actitud y no siempre tiene manera de detectarse. Hace unos meses el vocalista de Linkin Park, Chester Bennington, cometió suicidio. Y hace unas semanas su esposa publicó un video de tan solo 36 horas antes de que se quitara la vida. Cualquiera que ve el video, no podría haber pensado que Chester sufría de depresión y que esto iba llevarlo a quitarse su vida dos días después. Era una persona más disfrutando con su familia.

La OMS menciona que la inversión en tratamientos preventivos contra la depresión y ansiedad, tienen un 400% de efectividad. Entonces yo me pregunto: Viendo todos estos datos ¿qué estamos haciendo en Costa Rica?

Hablamos de lo preocupante que es la tasa de suicidios en el país. Pero ¿qué estamos haciendo para disminuirla? Hacemos un espectáculo mediático de los suicidios que ocurren. ¡Y ni siquiera lo hablamos más allá de la noticia! No lo hablamos porque incomoda. Porque no es un tema bonito de hablar.

Según Teletica en una nota escrita en el 2016, en la década de los 80 Costa Rica era un ejemplo en América Latina "con más de 100 clínicas para esta población, donde se les ayuda a los jóvenes de entre 12 y 18 años a salir de enfermedades como la depresión o los trastornos."

Hoy el país solo cuenta con 10 clínicas y solamente la del Hospital Nacional de Niños está debidamente equipada.

El año pasado la Caja Costarricense de Seguro Social inició un proyecto dónde abrió tres centros especializados en salud mental en Coronado, Quepos y Heredia; luego de correr el plan piloto en Desamparados.

Pero no llega a ser suficiente. Las citas actuales de la consulta externa de psicología en los hospitales ordinarios son de una hora por paciente nuevo y de 20 minutos por consulta de seguimiento. Es decir, que los pacientes en consulta psicológica deben esperar bastante tiempo por una cita para que el profesional los vea solamente 20 minutos.

Y esta suele ser la única opción para pacientes de la CCSS. Una consulta privada puede costar mínimo ¢25mil. Esto si no son medicados con antidepresivos o algún otro medicamento que se deben comprar adicionalmente. ¿Cómo una persona que no pueda pagar una consulta privada puede tratar su depresión? ¿Cómo puede mejorar si no logra tener una ayuda adecuada?

Para el 2013, la CCSS contaba con 250 psicólogos para "tareas fundamentales: el trabajo en procesos psicoterapéuticos, individuales, grupales y familiares; injerencia en tratamientos, procesos de rehabilitación, docencia, investigación, psicodiagnósticos, entre otros procesos integrales". Es decir, un psicólogo por cada 18 800 habitantes. Y para ese mismo año, los servicios de psicología registraban más de 130 000 pacientes al año en consulta externa.

Y es que en un estudio realizado en el 2014 por la Universidad de Costa Rica determinó a través de un análisis crítico que el poco abordaje que se le ha dado a la salud mental ha originado que existan muchos costarricenses que no han sido ni diagnósticados ni tratados adecuadamente. Afortunadamente este equipo ayudó al Ministerio de Salud a crear la Política Nacional de Salud Mental 2012–2021.

Pero esto va mucho más allá. Va desde la educación. En las escuelas hablamos de Educación Física (casi siempre sólo fútbol) pero nunca mencionamos la importancia de cuidar nuestra salud mental. ¿Qué estamos haciendo a nivel educativo para prevenir males como la depresión y cuidar la salud mental desde edades tempranas?

Otros lugares como Reino Unido, Estados Unidos, Irlanda, Nueva Zelanda, Canadá y más cuentan con programas o fundaciones dedicadas a la salud mental de la población. Y tienen tasas mayores de suicidio a las de Costa Rica. Así que están haciendo lo posible por disminuirla.

Hablar de salud mental es incómodo, sí. Aún más hablar específicamente de depresión o suicidio. Pero es de esas cosas que tenemos que hablar aunque nos incomoden. Porque no hacerlo ha sido peligroso y lo sigue siendo cada día. Trabajemos como sociedad e iniciemos la conversación. No dejemos que existan personas sufriendo en silencio por miedo o vergüenza.

Aquí hay algunos cortos, charlas y videos relacionados al tema (los dos primeros cuentan con subtítulos en español en YouTube):

Además les dejo por acá algunos enlaces y líneas de ayuda disponibles en el país:

Si alguien tiene datos de más instituciones, organizaciones o bien iniciativas del estado que no mencioné (realmente no encontré más de lo que hago referencia acá) agradezco que me lo envíe para agregarlo y actualizar la publicación. Si me equivoqué con algún dato, también háganmelo saber para corregir el error.

Además, si alguien sabe de alguna institución u organización que desee realizar algún proyecto de prevención o concientización en el tema dónde necesiten una diseñadora de UX, yo sería feliz de aportar mi tiempo.