Los vestigios de un ser

Te preguntabas que había sucedido entre tú y el, por qué ya las cosas no eran igual.

Llenabas tu mente de dudas y tristezas, no sabías que hacer ni cómo actuar.

Sentías aún demasiado y no hallabas como controlarlo, seguías pensando en ese pasado que tanto llenó tu ser.

Veías sus fotos, recordabas los momentos, llorabas por dentro, sonreías sin ganas; te mostrabas fuerte ante él, pero cuando se iba quedabas roto por dentro.

No podías seguir, no querías parar, de nuevo, no sabías que hacer ni cómo actuar; sólo no parabas de llorar.

Llenabas tu mente de dudas sin resolver, sentías que ya nada tenía solución; decidiste alejarte y dejarlo ir…

Para, al final, preguntarte por qué y cómo aún, quedaban vestigios de su ser en ti.

«una cicatriz imborrable»