El día que no me contaron el final

Hace varios años, dos estudiantes de Medicina decidieron llamar a una puta para divertirse un rato. Agarraron La Capital, buscaron el Rubro 59 y leyeron varios avisos. Seleccionaron uno que les pareció confiable. Llamaron por teléfono y más o menos media hora después sonó el portero. Bajaron a abrir y se sorprendieron muchísimo cuando vieron a la chica: era una compañera de la facultad.

Esta historia es real. Le pasó a los amigos de mi amigo Marcos, también estudiante de Medicina en aquel entonces. Cuando me la contó, me pareció genial. Tiene mucho valor narrativo por la sorpresa que genera la presencia de alguien conocido en un contexto diferente. Ellos eran compañeros de la chica y verla en la facultad no era extraño. En cambio, sí fue raro verla cuando esperaban encontrarse con una meretriz desconocida.

El problema con esta narración es que no conozco el final. Marcos me la contó y me gustó mucho, pero no se me ocurrió preguntarle cómo terminaba. Por eso, pensé en cinco resoluciones posibles. Ellas son:

1. La chica se fue: los vio llegar y los reconoció enseguida. No los saludó, actuó como si fueran desconocidos. En vez de tener un ataque de pánico, decidió actuar de forma profesional. Metió una excusa absurda como “ay, me equivoqué. A mí me dijeron que tenía que venir a una orgía. Ahora llamo a una compañera para ustedes”. Habló por celular, consiguió otra chica y después se fue pidiendo disculpas.

2. La chica se largó a llorar: los vio llegar y los reconoció. Sin embargo, los saludó como si fueran desconocidos. Ellos hicieron lo mismo. En el palier del edificio no aguantó más y se largó a llorar.

–¿¡Por qué tenían que ser ustedes!? ¿¡Por qué!? Por favor no le cuenten a nadie. Necesito la plata.

Le juraron que no iban a decir nada. La experiencia no estuvo muy buena. Aunque garchó con los dos, se sentía triste y cada tanto lagrimeaba. Esa actitud fue lo más antierótico del mundo.

3. La chica hizo su trabajo: los vio, los reconoció y los saludó como si fueran desconocidos. En el ascensor les explicó las tarifas y que sólo tenía disponibilidad durante dos horas. En el departamento eligieron la promo extendida que incluía oral, vaginal y anal. Ella accedió. Pagaron por adelantado y primero pasó uno. El combo terminó rápido, media hora después. Ella pidió permiso para bañarse. Le dijeron que no había problema. Salió del baño envuelta en una toalla propia y pasó a la habitación con el segundo pibe. Media hora después le hicieron el aguante en la vereda hasta que pasó un taxi.

4. La chica actuó como amiga: los vio, los reconoció y los saludó por su nombre. Después se rió con nerviosismo.

–Bueno, ahora ya saben mi secreto. Pero no da coger con ustedes. ¿Puedo pasar a tomar una birra?

Tomaron varias cervezas consecutivas. Ella les contó que hacía seis meses había garchado con un tipo de unos 50 años. A la mañana siguiente él le quiso pagar. Ella necesitaba la plata y la agarró. Así empezó su carrera como trabajadora sexual.

5. La chica fue amiga y puta al mismo tiempo: los vio, los reconoció y los saludó por su nombre. Después dijo:

–¡Sorpresaaa! ¿Quién me recomendó? ¿Alguien de la facu?

–No, vimos un aviso en el diario.

–Ahhh. Pensé que alguno de los chicos les había hablado de mí.

Los dos se miraron atónitos.

–¿Posta no sabían nada?

–No.

Ella se rió y entró. Los dos garcharon con ella por separado, durante bastante tiempo. Después le pagaron. Tomaron unas cervezas los tres juntos y hablaron de un parcial que tendrían unas semanas más tarde.

–¡Nos vemos en la facu!–dijo ella en la vereda y se fue caminando.

Así como en la colección Elige tu propia aventura hay finales alternativos, también los hay en este texto. Cuando vea a Marcos le voy a preguntar cómo terminó esta historia. O mejor no. Mejor no le pregunto nada y selecciono yo la resolución que más me gusta.

Me gusta:

Me gusta Cargando…

Relacionado

Estándar


Originally published at lareemplazante.wordpress.com on February 11, 2015.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated La reemplazante’s story.