Papers académicos: cómo leerlos y usarlos en periodismo

Por Vicky Bolaños

Biblioteca Casa de Colón. Foto: Nacho González CC BY-SA 3.0

Paper, artículo académico, estudio… En la información científica se suele publicar, por ejemplo, que la causa de que unos tumores sean más letales que otros o que un fármaco cure una dolencia está apoyado en una investigación científica cuyos resultados se han publicado en una revista como Nature o Science (de las más conocidas pero no las únicas, hay muchísimas).

Para los periodistas que no han tocado la información científica, este tipo de artículos parecen relegados a los campos de las ciencias de la salud o el medio ambiente. Sin embargo, una vez se comienza a consultar papers, se comprueban las enormes posibilidades que hay para el periodismo.

Existen revistas de todo tipo de disciplinas científicas. Por ejemplo, las de ciencias sociales pueden ser una mina para el periodismo político o el tecnológico. Si se quiere apoyar una hipótesis de un reportaje, aparte de hacer una entrevista a un experto, se puede buscar si existen estudios al respecto. ¿Los videojuegos incitan a la violencia? Hay varios estudios publicados recientemente que desmienten esa idea.

¿Cuál es la causa de la desafección ciudadana y del surgimiento de los nuevos partidos políticos? Seguramente los estudios de Joan Subirats o Josep Lobera nos despejen las dudas.

¿Dónde encontrar estudios científicos?

Existen repositorios de artículos académicos -como Scopus, que tiene millones de estudios en su base de datos-, pero son de pago y seguramente tu medio de comunicación no lo vaya a pagar.

Pero tranquilidad, existen varias alternativas.

  • Academia.edu y ResearchGate.net: son una especie de red social de científicos en las que los investigadores se siguen entre sí e informan de si han subido un estudio. Uno se puede dar de alta como “investigador independiente” y encontrar los últimos artículos de los temas que le interesen.
Pantallazo de cómo se ven los resultados de búsqueda de estudios en Academia.edu.
  • Google Scholar: en castellano, Google Académico, es un buscador de Google de estudios científicos que se puede ordenar por años y filtrar por estudios en español.

¿Cómo se “lee” un estudio científico?

Parece una pregunta con respuesta obvia, pero no lo es. Los artículos científicos no son textos al uso, tienen una estructura formal y, para saber si un estudio interesa o no, es bueno saber dónde está la chicha.

El abstract es el resumen que dice de qué va el artículo. Las partes más interesantes, donde el investigador cuenta qué ha descubierto están en la introducción y sobre todo, en las conclusiones. Ambos apartados están bien diferenciados en el paper.

Luego, para complementar con otros datos, se puede recurrir al cuerpo de la investigación, aunque en estudios de medicina, por ejemplo, si hay fórmulas, pueden resultar ininteligibles para una “persona de letras”.

Leer e incluir resultados de un estudio científico puede ampliar la cultura personal, la de los lectores/espectadores/oyentes; puede servir para “ampliar los horizontes periodísticos” y además echas un cable a la difusión de la ciencia.