“El Señor te de paz”, Francisco.

La paz.

Es aquello que deseamos para ti querido obispo Francisco en el día de tu onomástico.

La paz que se deja plasmar por la sencillez y la humildad.

La paz que rechaza los compromisos mezquinos de los hombres y busca con audacia en el Evangelio la coherencia y la honestidad.

La Paz que encuentra morada en la vida de los últimos, sacudiendo nuestras conciencias y dejándonos inquietos durante la noche.

Esta paz y la que el Señor cada día pone en tu corazón, deseamos que crezca siempre más en tu ministerio, querido obispo.

Felicidades de parte de los muchachos, los jóvenes y todos aquellos que con dedicación trabajan en la Ciudad de los Niños.

(en la foto: El Obispo Francisco celebra la misa en la Ciudad de los Niños durante el verano del 2015)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.