Partiendo

26 de septiembre, horas 09:30 de la mañana: la primera horneada de nuestra pequeña panadería; horas 11:10 primera venta del “pan con queso” a los padres y al personal presente en nuestras escuelas.

Hemos emprendido también esta pequeña aventura. Celia, que hace años trabaja en la Ciudad de los Niños y siempre ha tenido en su corazón a los muchachos, pequeños y grandes, de nuestra comunidad, hace algunas semanas ha aceptado este nuevo reto. Durante la mañana producirá pan vendiéndolo a los adultos, a los padres y a los profesores que trabajan en la Ciudad de los Niños; en la tarde continuará la producción del pan para nuestras casas-familia. A ella se unirán algunas muchachas de nuestra comunidad: Janet y Daysi en la mañana, Alida y Rosa en la tarde. Hemos iniciado con 180 panes en la mañana y 320 por la tarde.

Más que números…

La fragancia del pan suscita en cada uno de nosotros recuerdos y sentimientos, dando sabor a la cotidianidad vivida alrededor de la mesa y a la espontaneidad de las relaciones en familia.

Hay un gesto único que “se celebra” cuando el pan está en las manos de una persona: partirlo.

Se parte para compartir y construir gestos de fraternidad. Se parte en la necesidad, en la prueba, en la alegría. Cuando partimos el pan significa que no estamos solos, se crea una oportunidad de reconciliación y de dialogo, se generan amistades. Partiendo el pan se conoce algo más del otro que vive a mi lado. Al igual que los dos discípulos de Emaús que lo reconocieron como el Amigo Resucitado al partir el pan.

No sé qué sentimientos probarán Celia y nuestras jóvenes muchachas al tener entre sus manos el pan y su fragancia. Solo sabemos que también esta experiencia será para cada uno de nosotros que vive en la Ciudad de los Niños, una oportunidad para dar una fragancia intensa a la sencillez y a la cotidianidad de los gestos familiares.

No nos cansaremos de partir el pan… no nos cansaremos de curar ciertas heridas de la vida, generando un espíritu de fraternidad y de servicio con los más pequeños de la tierra.