a marte

de diez años soñaba con ser un astronauta. jugaba con un osito de peluche que llamé tobías y un perrito negro con orejas café llamado henry ii. toby y henry ii son grandes amigos que vivieron muchas experiencias juntos, ambos debutaron profesionalmente en el equipo de agua azul f.c., donde lograron ser campeones.

también salvaron a pingu de un tumor maligno en su pico de peluche, escribieron un libro de cuentos para que gufito pudiera dormir, acompañaron a senti a superar su miedo a las alturas y muchas aventuras más que tal vez un día les cuente.

pero su mayor travesía, y que probablemente ustedes desconocen, es que toby y henry ii fueron los primeros peluches en ser astronautas y llegar a la luna. esta hazaña cambió por completo sus vidas y la mía.

desde niño me gusta voltear en medio de la noche y ver si hay estrellas. no es que sea un erudito de ellas, vamos, ni siquiera me sé una constelación. sólo sé que en la luna hay un conejo grandote que se ve desde la tierra porque (como mi tito me contó) un científico aventaba conejitos a la luna sin razón alguna.

veo las estrellas porque me recuerda que soy pequeño, me hacen sentir niño otra vez. por un instante.


nunca creí que podría llegar más allá de la luna. para mi la hazaña de tobías y henry ii era inalcanzable. pero hoy voy a marte.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.