No te va a salir más pelo (por lo menos en la cabeza)

Llevo dentro un continuo descontento, una vocesita que me hace dudar; dudar de mis elecciones, de mis talentos, dudar de mis opciones, de mi apariencia, de mi relevancia. A veces es algo suave, a veces es una absoluta tormenta, un desasosiego interno, la eterna pregunta de: ¿lo estoy haciendo bien? esto que elegí ¿es lo correcto? ¿es lo mejor? ¿mi vida es un desperdicio?

Platico con mis amigos cercanos, con mi esposo, con mis colegas de trabajo y en esas conversaciones detecto que todos tenemos esa pequeña tormenta por dentro; estamos inseguros o descontentos con algo que es inherente a nuestra vida, o que es parte de una serie de decisiones que tomamos en el pasado e impactan el presente.

Algunos pierden el pelo, otras ganan kilos, otros añoran besos, otros tenemos trabajos que nos causan incertidumbre, otros dedicamos la vida a estudiar maestrías y doctorados, otras se enamoran de un hombre que está lejos, otras se embarazan de alguien a quien no aman, dedican su vida a meditar y viajar, dedican su vida a vender y comprar, son esposas, tienen amantes, desean en secreto divorciarse. Hay de todo.

El chiste para mí es que tenemos que hacer las paces, las paces internas profundas y permanentes, con nuestros cuerpos, nuestros amores, con las elecciones de vida que hemos hecho, con cómo nos vemos y nos proyectamos. Hacer las paces y ser feliz, porque: no te va a salir más pelo y probablemente solo tu estás al pendiente de tu calvicie, de tus frustraciones, de tus dudas y tus desamores, solo uno sabe lo que lleva dentro y hacer las paces con eso, con lo lindo y con lo feo es el trabajo más interesante que puedo hacer.

Deja que la vida sea, que te pase, que tus decisiones te vayan mostrando el camino que te tocaba aprender y acepta. Haz las paces y trata de que esa voz sea más amorosa y tranquila, porque solo nos queda aprender de lo que tenemos enfrente. A nadie le va a salir más pelo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Paula Villaseñor’s story.