Responsabilidad y silencio (un título serio para empezar)

El pasado jueves, cuando el diario ‘As’ nos sorprendió con su ya histórica sesión de espiritismo, me encontré de golpe con unas veinte menciones nada más conectarme a Twitter. Todas venían a decir lo mismo: “Hoy tienes trabajo”. Una frase que habitualmente -como ya expliqué- me suele incitar a la pereza y no a la acción.

Una de esas menciones me puso los pelos de punta; no por lo que decía, sino por lo que implicaba. A las 9:35 de la mañana, un amable lector me anunciaba que aguardaba con interés mi artículo sobre la ouija:

“Confío en que tu silencio a la portada de @diarioas de hoy sea porque estás preparando una entrada meritoria en tu blog”.

Repito: eran las 9:35. De la mañana. Y no haber dado aún señales de vida en la red se interpretaba ya como “silencio”.

Por suerte, se dieron las dos condiciones básicas para poder actualizar mi blog: considerar que un tema resulta interesante y disponer de un rato libre para repasar el vídeo, escribir un texto, ilustrarlo con unas capturas... Como esperaba, el post tuvo mucha difusión en redes sociales. Pero… ¿y si una de esas dos condiciones no se hubiera dado? ¿Y si hubiera tenido cita con el dentista? ¿O hacer cola durante una hora en el banco? ¿O si simplemente me doliera la cabeza? Teniendo en cuenta que a las 9:35, cuando media España anda aún legaña en ristre, ya había quien daba vueltas a mi “silencio”, no quiero pensar qué se habría dicho. ¿Se ha vendido La Libreta a Prisa? ¿Tantos amiguitos tiene el tal Louis en la redacción de ‘As’?

Estoy exagerando, lo sé. Por más que entre cada mil lectores haya un par de conspiranoicos, no es para tanto. Pero conviene tener en cuenta la responsabilidad que entraña escribir un blog seguido por una comunidad más o menos amplia -un compromiso que no has firmado, pero que ha ido creciendo a tu lado sin darte cuenta- y las limitaciones de escribirlo solo, en los ratos libres y siempre que no haya mucha cola en tu sucursal.

Esto es una metalibreta, una libreta sobre La Libreta, que estreno hoy con pensamientos y quebrantos que tienen que ver con ella, pero que conviene separar. Su futuro es incierto, como el de tantas cosas que he emprendido en la red. Algunas mueren y otras viven. Y no sólo viven, sino que además crecen; a veces demasiado y sin que nos demos cuenta.

    La Libreta de Van Gaal

    Written by

    Qué divertido es el periodismo deportivo.