“ Quiero llorar porque me da la gana,
como lloran los niños del último banco,
porque yo no soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja,
pero sí un pulso herido que ronda las cosas del otro lado.”

— Federico del Sagrado Corazón de Jesús

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.