Agua-Fiesta

Un factor climático dio por finalizada la fiesta antes de tiempo. A las siete de la tarde, cuando comenzaba a sonar el Grupo Harrington, del cual es líder el ex guitarrista de Estelares, se largó la tormenta.

El viernes 7 de octubre el agua se quedó con la fiesta y mezclándose con la cerveza obligó a los concurrentes a tirar sus vasos y dejar la plaza en busca de refugio. A coro, mientras abandonaban el lugar se escuchaba que decían: “Otra vez el agua nos cagó la fiesta”.

El kiosco de la esquina de 19 y 51 se pobló de gente, que al menos compraba un caramelo como excusa para poder refugiarse del diluvio. Luego de unos pocos minutos la lluvia paró como para dar tiempo a la gente a volver a sus hogares, y Lucas, el chico que atendía el kiosco, dijo y se rió: “Ahora sí, se me había llenado la casa de humo”. Más tarde se desató una tormenta que duró toda la noche.

Viento y agua acumulada en las hojas de los árboles que mojaban y las baldosas flojas que salpican a quien las pisa, acompañaron a todos en su vuelta a casa. Esta vez no fue una persona la aguafiestas. Fue la lluvia.

Arzer Arangoa Martín Tomas.