El Tamaño sí importa

Fotografía tomada mientras paseo con Gus, 01/06/2016

Claro que el tamaño importa. Un gran disgusto no es lo mismo que un pequeño disgusto. Nada que ver. Un gran accidente no es lo mismo que un accidente pequeño. Tampoco es lo mismo llorar un poquito que llorar y llorar hasta hacer un atajo al mar…

Y en el apartado de las ideas… pues no es lo mismo tener una gran idea que otra de tamaño inferior, es decir… pequeña. Si te digo que he tenido una idea pequeñita (una ideita) no vas a prestarme la misma atención que si te digo seriamente “he tenido una gran idea”, salvo que seas una persona tremendamente educada y muy, muy curiosa ¿no?. Si es que no es lo mismo, de verdad.

Ser una gran persona. Haber hecho un gran trabajo. Tener una gran humanidad. Poseer un gran potencial. Un gran día… y así llegamos hasta la expresión: “¡…a lo grande!”. Caballo grande, ande o no ande, que no sé exactamente para qué se usa pero se usa.

Después están el resto de consideraciones en dónde se utiliza esta gran frase de “El tamaño sí importa”… … … … … (sí, me refiero a eso) y ahí, créeme, también importa. Mucho.

A lo mejor estás pensando que el tamaño es relativo. No. Lo que es relativo es el tiempo. Y hablando de tiempo, hace mucho, me encontré con alguien que no es importante para esta historia, me dijo que no le gustaban los perros pequeños… me limité a contestar que a mi sí. Que a mi me gustaban todos los perros. Pequeños. . .Grandes. . . Y medianos. Con los perros, me pasa igual que con las personas que también me gustan de todos los tamaños… Y con los árboles, los árboles también me gustan (todos). Vamos que acabo antes si digo que me gustan los perros, me gustan los árboles y me gustan las personas…

Le hubiera dicho muchos más cosas… pero yo iba con mi perro. Con mi Gran Perro pequeño que por momentos se iba poniendo nervioso, tiene ese defecto, disimula peor que yo. Y ahora pasado algún tiempo te contesto, más que nada por si sigues pensando lo mismo…

Verás, me parece bien que tengas preferencias en cuanto a la dimensión de las cosas que compras o que adquieras por el método que sea. ¿Te gustan las Smart TV de dimensiones estratosféricas? Cómpratela. ¿Te gustan las mesas gigantes tipo reunión de los G-8? Pídela por tu cumpleaños. ¿Te gustan los bolsos grandes? Allá tú cuando necesites encontrar las llaves… PERO si la idea es tener algo que respire, coma y se mueva la cosa cambia. Porque si una cosa respira, come y se mueve es que está viva (del verbo vivir, ya sabes). Y a partir de ahí, la “cosa” cambia… lo cambia todo. Un perro grande necesita un espacio grande. Y punto. Seguramente es lo que debía estar pensando el protagonista de esta historia, el perro de la foto… encerrado en un espacio tan pequeño, un sitio tan diminuto en el que apenas podía moverse… pero claro, a ti también te gustan los perros grandes…

Mi propuesta es sencilla y básica: si quieres un perro grande, primero tendrás que comprarte una casa grande con jardín… pero que no sea un jardín Zen porque el perro grande te lo destrozará jugando… y si por algún revés de la vida (ya ves que he pensado en todo) te has tenido que deshacer de la casa grande con jardin no Zen y ya tenías al perro grande… déjale que habite todo el espacio disponible que es exactamente el que usas tú. Y tendrás que darle paseos largos de esos que también te gustan a ti y si no te gustan, entonces no tengas perros grandes, ni pequeños, ni medianos. No tengas nada que respire, salvo que tenga autonomía en todos los sentidos (que conduzca, que vote y que tenga un trabajo, así podrá irse cuando se aburra como un ciprés).

La mano de Gus, acariciando al perro grande en un espacio pequeño, 01/06/2016

Y otra vez el gran y precioso perro grande de la fotografía… Mientras paseábamos lo vimos y nos vió. Era imposible no pararse y acariciarlo. Era imposible (lo intenté) no darse cuenta de lo triste que estaba. Y lo consolamos. Y no sé si fue bastante. No sé si el consuelo que le dimos… la caricia que le hicimos… fué lo suficientemente GRANDE.

Like what you read? Give la sonrisa de min a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.