The Neon Demon, La Historia de Como el Estilo se Convirtió en la Sustancia

La controversia estaba asegurada con The Neon Demon. Nicolas Wendign Refn volvió a desatar polémica en el festival de Cannes al presentar su última película, todos los críticos no tuvieron piedad a la hora de dar sus opiniones. Describieron la película como fracaso. Se sentía en el aire que esperaban mucho de este film ¿Los críticos tendrían razón al esperar tanto?

La trama de la película girar alrededor de Jesse, la protagonista, una joven chica que se muda a California. Específicamente a los Ángeles con la idea triunfar en el mundo de la moda. Su principal atractivo y fuente de sus penurias es que demasiado hermosa. Esto ocasionara un ascenso “meteórico” entre las agencias de modelaje y envidia de modelos más veteranas.

Aquí el mundo del modelaje se define a través del sexo y la locura, en esta película aunque participan actores de la talla como Keanu Reeves el verdadero espectáculo viene de la mano de Elle Fanning quién interpreta a Jesse. Ella es el alma de la película, el gancho que atrapa el espectador, Fanning sin lugar a duda es el as bajo la manga de Refn

Es un personaje memorable.

Pero sin cuestionamiento alguno la fotografía mezclada con esos elementos de neo noir son el mayor espectáculo que esta película le puede ofrecer al espectador. Los artes visuales presentes en el film tiene la capacidad de hipnotizar, un estilo muy propio de Nicolas Wendign Refn. Ahora, el talón de Aquiles es la trama en sí, excesivamente simple y vacía. No sé si este hecho es una analogía del mensaje de la película: lo único que importa es la belleza exterior, lo interior no.

Se puede resumir de Neo Demon como una joya preciosa por fuera pero completamente vacía por dentro. Esta película es para deslumbrarse más que para pensar. Aunque, a mi parecer, este no es un caso del estilo por encima de la sustancia sino la sustancia es el estilo.

Todo el argumento de la película es el vehículo utilizado por el director para experimentar con nuevas formas de trasmitir ideas por medios estéticos. Ser un trasgresor visual sin contemplación usando su cine. Un uso grotesco pero metódico que irradia arte a 24 fotogramas por segundo.

Siguiendo el ejemplo de sus anteriores trabajos, como Only God Forgives (2013), el argumento de la película se mueve según las necesidades del contenido visual. Es decir, la narrativa solo sirve como excusa para el espectáculo visual.

Pero la fotografía sin duda es impecable, tiene una gran cohesión estética entre los planos dándole una veracidad a la historia. Es una composición que siempre es tanto dinámica como fluida. Los personajes son descritos por asociación gracias al ambiente en el cual son presentados. Más que sus diálogos es la hiperrealidad que define cada personaje.

De esta forma vemos como las mujeres son representas por el arquetipo clásico: destinadas a satisfacer los patrones de belleza. Las modelos se convierten en un objeto de deseo, en vez de un sujeto. Ni jugando con la figura de femme fatale se logra intuir una verdadera libertad sexual de los personajes femeninos de la película.

Por otro lado, el papel del hombre tiene dos facetas: el hombre explotador misógino (faceta que comparte todos los personajes masculinos de la película) y el hombre bueno e inocente (El interés amoroso de Jesse y friendzoneado).

Dentro del mundo del arte la violencia puede ser disfrutada libremente, sin importar la magnitud de malicia se muestre. Se puede juzgar estéticamente sin atenerse a la ética o a la moral.

Encasillar esta película es difícil, está situada entre los fantástico pero jugando con elementos del horror. Usa mucho el suspenso para crear tensión. Su elemento más innovador es cambiar el esquema de que la belleza representa la bondad, aquí la belleza representa lo más bajo de las emociones humanas.

En The Neon Demon, el sexo y a violencia van de la mano como si fuera sinónimos. El director juega con una violencia sexual estilizada por la crudeza de la misma. El tipo de violencia sexual recuerda mucho a Suspiria (1977) de Darío Argento. En Suspiria había una metáfora hacia el vampirismo a través de sacrificios rituales, En Neon Demon esa metáfora hacia el vampirismo se hace a través de la perdida de la inocencia tanto mental como física al establecer la belleza como el medio de obtener éxito.

La belleza es manejada como moneda de cambio en una sociedad sustentada por la superficialidad y las apariencias. Es un mundo plástico que es expone ante el espectador con luces de neon que crean imágenes abstractas a la par de una banda sonora que te hipnotiza.

En este situación hacia el final de la película tienden a mostrar los instintos humanos más bajos al jugar con la necrofilia y el canibalismo como muestra de lo trasgresor que puede ser Refn. Sin abusar sabe usar este horror tan grotesco como una forma inteligente.

Es una alegoría, en ocasiones insípida, del mundo de la moda y sus habitantes. Es la alegoría de cómo la comercialización de la belleza y la soberbia devora a la protagonista cuando esta intenta alcanzar el dinero y la gloria. Pero el detalle permanece, la historia es vacía.

Si lo queremos ver de esta manera la película es un eco de su mensaje: Lo que importa es la belleza exterior no importa que el interior este vacío. Es muy importante ver como el director deja claro que la moda es un mundo de mujeres y por tal razón son las mujeres el epicentro del film.

Kant dijo una vez: solo se puede definir como bello aquello que lograr causar satisfacción o aversión al espectador sin estar asociado a un interés real.

The Neon Demon es una historia sobre mujeres, enfocadas sobre ellas y su femineidad. Los elementos masculinos pasan hacer un elemento secundario. Aunque lo masculino no queda totalmente supeditado a lo femenino, es utilizado nada más para mover la historia de las mujeres protagonistas.

En este esquema la mujer tiene dos roles: víctima de un sistema competitivo y brutal, pero por otro, es un ser digno heredero de Maquiavelo dispuesta hacer cualquier cosa para conseguir lo que desea. Pero el éxito de la mujer depende de los hombres que dirigen el negocio.

Para todo lo demás The Neon Demon, es desde un punto de vista técnico una perfección, una maravilla de ver y escuchar. Su banda sonora es lo mejor que tiene.

Quiero terminar hablado de Elle Fanning. Su actuación fue espectacular, al igual que la protagonista en la película, es el sol que todo lo ilumina. Su personaje hace una alegoría de un encantador de serpientes que cae esclavo de sus propias habilidades de persuasión. Ella es el alma de la película, es a través de ella que tenemos que vivir la película. En ese sentido Elle se convirtió en su personaje, el centro de todas las miradas.

Puedes conseguirme en:

Instagram/twitter/snapchat: @laudaz20

Mis blogs:

Ideas relativas (Opinión)

Darkjaeger (Relatos de ficción)

EpsilonBinario (Informática y programación)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.