3 de enero

Me gustaría besarte como
las olas besan el mar.
Envolverte con mi pasión
y desaparecer después,
cuando ya no puedas 
dejar de mirarme.

Me gustaría volver a ti 
una y otra vez. 
Hasta que el viento se
canse de empujarme.

Me gustaría que mi sabor
se quedara en tu piel.
Y que, como los tatuajes, 
no terminara de borrarse nunca.

Me gustaría quererte siempre. 
Incluso el día que llegue a la orilla.