Cómo después de la pasión el GTD puede acabar con mi matrimonio

Laura Sargantana
Jan 21 · 2 min read
Canva Design

Tras haber profesado mi amor por el método GTD y por mi marido a los cuatro vientos, de cómo GTD había salvado mi matrimonio y después de haber afirmado rotundamente delante de los gurús del sistema que una pareja es inviable si uno de los dos no está en la “secta”, retiro lo dicho.

Cuidado que las armas las carga el mismísimo diablo.

Ya anunció J. M. Bolívar al finalizar el curso “que se agarre Gabriel, no sabe lo que le espera”.

Gabriel es mi marido, y es él quien lleva siete años con el método de forma autodidacta. Es él quien me hacía capturar sus cosas mientras conducía, quien me hacía meter cualquier petición en su inbox, quien no acababa la semana en la oficina hasta que no hacía la revisión semanal. Y yo sin entender nada.

Me acostumbré a su jerga al hablar al modo “buffff me he caído de la tabla esta semana” porque nuestro matrimonio, francamente, había salido ganando. Ya no se le olvidan las cosas, ni sus citas conmigo. Ahora duerme plácidamente y raramente lo he vuelto a ver estresado.

Pero con lo que no contaba mi querido esposo es con que un día me subiera yo también a la tabla a surfear a su lado. Su emoción y orgullo inicial –hasta las lágrimas- por haber entrado en la “secta” pronto se tornó en su propia trampa.

- Cariño, no te veo capturar ¿me estás prestando atención?

- Cariño, el libro que te pedí para que me lo compraras en Amazon ¡lleva dos días en tu inbox!

- Cariño, no vuelvas a casa sin haber hecho tu revisión semanal, que después no hay Dios que te soporte todo el fin de semana

- Cariño, ahora no llevo las gafas de ver, hazme el favor de capturar la idea esa de la bobina para mi blog, anda, majo.

Querido Gabriel, te quiero mucho y lo sabes, pero te has metido en la misma boca del lobo. Porque puede que a ti te costara años saborear la libertad de tener la “mente como el agua” y de demostrar al mundo que el método, cuando se aplica, funciona.

Y lo tuyo tiene mucho mérito porque ciertamente emprendiste este camino solo ante todas las amenazas del mundo exterior y de tu mundo interior. Pero yo vengo aprendida, son muchos años de machaque y ya sabes que soy muy competitiva.

Así que agárrate los machos que vienen curvas, querido. Demuéstrame que tu sistema GTD es fiable e infalible.

Post Método GTD: una historia de amor: https://laurasargantana.com/metodo-gtd/

Laura Sargantana

Written by

Coach Certificada ACC ICF (Associate Certified Coach International Coach Federation): Coaching Profesional / Equipos y Liderazgo Sistémico / PNL.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade