Mi primer beso fue a los 12 años, yo estaba en primero de secundaria lo recuerdo mucho porque todos los viernes me iba a casa de mis amigos y siempre con ellos hablábamos de las niñas que nos gustaba a cada uno de nosotros y como teníamos los teléfonos de sus casas gracias a nuestras mamás, hacíamos turnos y cada uno le hablaba a la que le gustaba al otro, muy infantiles y al mismo tiempo «cobardes».

Un lunes recibimos la invitación a una fiesta de un niño de nuestra generación y toda la semana esperamos por ella, llegó el viernes y como de costumbre nos fuimos a casa de mi amigo, ahí comimos y nos preparamos para la fiesta en la noche.

Ya en la fiesta vi a la niña que me gustaba y yo estaba muy feliz, me acerqué a platicar con ella mientras mis amigos me molestaban y se reían de mí, vimos que estaban jugando «botellita» y ella me dijo que jugáramos y así fue lo que siempre quise me pasó, me toco darle un beso y fui el más feliz, esa noche no pude dormir y mis amigos al igual que yo estaban muy orgullosos

Like what you read? Give Luis Baigts a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.