Te echamos de menos, iPod Classic

Porque aunque ya no estés entre nosotros… Que te quiten lo ‘‘bailao’’


Pese que era algo que sabíamos que iba a acabar ocurriendo, la desaparición del iPod Classic fue todo un palo para los nostálgicos. Aquellos que hemos crecido con un iPod entre las manos vemos cómo los días de nuestros más fieles compañeros a lo largo de, en mi caso, la adolescencia, llegan a su fin.

Tuve mi primer iPod a los 14 años. Lo compré con el dinero que tenía ahorrado de mi cumpleaños. Era un iPod nano de quinta generación, color azul. Era el primero y único que incluía una cámara de vídeo en la parte trasera. Recuerdo con mucho cariño ese iPod, por lo delgado que era y lo poco que pesaba. Sin embargo, no duré mucho con él. Al año lo vendí y me compré el que sería mi segundo (y último) iPod.

Fue un iPod touch de tercera generación, comprado de segunda mano. Este modelo fue justo el último antes del salto a nivel de diseño que se dio con el de cuarta generación, y fue el que realmente me introdujo al mundo Apple. Sin cámara, mucho más grande y con pantalla táctil. Muchos de mis mejores recuerdos con dispositivos de la manzana están en ese iPod. Las interminables horas jugando al GTA: Chinatown Wars, hasta que la parte trasera ardía tanto que tenía que dejarlo reposar. Ese iOS 3 que no te dejaba poner fondo en la pantalla de inicio. Las interminables conversaciones con mis amigos a través de la red social de moda.

Sin embargo, aunque todo esto queda atrás y, al parecer, el negocio del iPod ya no le sale rentable a Apple, sigue habiendo muchos nostálgicos. Y es que el precio del iPod Classic en estos tres meses desde su descatalogación se ha multiplicado de forma exponencial, lo que demuestra que sigue habiendo gente interesada en este tipo de artículos, aunque sólo sea con fines coleccionistas.

No dudo que la extinción del resto de la gama iPod es sólo cuestión de tiempo, pues los intereses y los tiempos han cambiado demasiado como para que este producto produzca una atracción tan grande como antaño. Inevitablemente, llegamos al fin de una época muy significativa para muchos de nosotros.

If there was ever a product that catalyzed what’s Apple’s reason for being, it’s this.
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Luis Del Barco’s story.