Crece el uso de Internet en América Latina y la banda ancha móvil supera a la fija

Según un informe de la CEPAL, desde 2010 viene aumentando la cantidad de hogares conectados a Internet en toda la región.

En los últimos 15 años se aceleró el avance de Internet en América Latina y el Caribe: un 55 por ciento de sus habitantes usaron la red en 2015, lo que significa 20 puntos porcentuales más que en 2010. Del mismo modo, las conexiones de banda ancha también tuvieron un fuerte crecimiento, en particular la modalidad móvil. Pero a pesar de estos datos alentadores, todavía persisten las diferencias en el acceso entre la zonas rurales y urbanas, y entre los quintiles de la distribución de ingreso.

En el informe Estado de la banda ancha en América Latina y el Caribe 2016, realizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), se afirma que se aceleró el crecimiento de Internet en casi toda la región, pero pese a esto todavía hay problemas pendientes vinculados a la calidad, velocidad y equidad en el acceso.

Acceso y uso de Internet en la región

Desde la CEPAL se analizó el acceso y uso de Internet en América Latina y el Caribe y se presentó, a través de este informe, su evolución entre 2010 y 2015. En términos de acceso, el número de hogares conectados a Internet en la región creció un 14,1 por ciento promedio anual en los últimos cinco años, alcanzando el 43,4 por ciento del total en 2015, duplicando así el valor de 2010.

En este análisis, Argentina, junto a Chile, México y Perú, cayeron dos posiciones en 2015 con respecto a 2010. A pesar de eso, Argentina mantiene un porcentaje de entre 45 a 56 por ciento de hogares con acceso a Internet, similar a Brasil, pero por debajo de Uruguay y Chile. Por su parte, Costa Rica y Ecuador escalaron cuatro y dos posiciones, respectivamente.

El mayor crecimiento de hogares conectados cada 100 hogares se dieron en Costa Rica (de 24 a 60), mientras que los otros países que tuvieron las mayores tasas de crecimiento en 2010–2015 fueron Nicaragua, El Salvador y Bolivia, naciones con una tasa muy baja de penetración al inicio del período.

En el documento se aclara que la penetración de Internet es distinta según la distribución del ingreso y la ubicación geográfica de los hogares. Si bien la penetración de Internet se incrementó en todos los países y quintiles entre el 2010 y 2014, el aumento siempre fue mayor en los segmentos superiores. En la población de mayor ingreso, los quintiles 4 y 5, el aumento fue aproximadamente del doble que el quintil 1, pero esto puede deberse a que en esos segmentos los niveles de penetración ya eran altos.

Entre 2010 y 2014 también se dio un aumento en la penetración de Internet en las zonas rurales de Costa Rica y Uruguay, mientras que en los demás países fue casi nulo.

Acceso a conexiones de modalidad móvil

En 2010 la penetración de banda ancha fija y banda ancha móvil era casi similar. Desde entonces el despliegue de la modalidad móvil superó ampliamente a la fija. Mientras la primera tuvo una tasa de crecimiento promedio anual de 55,3, la de la segunda fue de apenas el 11 por ciento. El número de suscripciones móviles creció 802,5 por ciento entre 2010 y 2015 y el de conexiones fijas, 68,9 por ciento.

¿Cómo se explica el abrupto crecimiento y la gran diferencia entre una y otra? “La cobertura de las redes móviles y la diversidad y asequibilidad de los dispositivos explican la fuerte difusión de la alternativa móvil”, se explica en el informe.

En banda ancha móvil el país con mayor crecimiento fue Perú, con un aumento cercano al 4000 por ciento; mientras que Brasil, Uruguay y Argentina tuvieron cambios porcentuales de entre 500 y 1300 por ciento. La diferencia sustancial era que éstos países ya estaban bien ubicados en este sentido respecto de 2010.

Nivel de uso y crecimientos de usuarios

En América Latina y el Caribe el nivel de usuario creció anualmente en un 10,6 por ciento entre 2010 y 2015. En este año, más de la mitad de los latinoamericanos y caribeños (el 54,4 por ciento) ya usaba Internet. El aumento se fue dando paulatinamente desde un 34,7 en 2010 hasta sobrepasar el cincuenta por ciento el año pasado.

A pesar del crecimiento en el uso y la cantidad de usuarios, los dos problemas que persisten son el de la calidad de conexión y la equidad en el acceso.

En términos de calidad, ninguno de los países de la región tiene al menos 5 por ciento de sus conexiones con velocidades mayores a 15 megas. Mientras que en el acceso perduran diferencias entre las zonas urbanas y rurales, y quintiles de menores y mayores ingresos.

Agendas digitales en América Latina y el Caribe

El informe también incluye un breve resumen acerca de la estrategia digital iniciada por Argentina a través del Plan Federal de Internet, lanzado en mayo de 2016, que busca “promover el acceso a una Internet de calidad en todos los rincones del país, acortando la brecha de desarrollo y oportunidades entre los grandes centros urbanos y los pueblos”.

Mediante el satélite ARSAT, su objetivo es conectar por fibra óptica a 1100 localidades y universalizar la inclusión digital, reducir la brecha digital, potenciar economías regionales, mejorar la calidad y velocidad, y crear trabajo de calidad.


Aquí se puede acceder al informe completo:

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Leandro Koren’s story.