Steam, no solamente videojuegos (Introducción)

Es el año 2016, los videojuegos ya son productos que se pueden encontrar hasta en un navegador web, las limitaciones entre consolas caen cada vez más rápido eliminando la “exclusividad” de algunos títulos y abriendo nuevas ventanas a posibles desarrollos más innovadores que cada vez más nos afirman que la imaginación del ser humano es un recurso explotable por varios años más.

Hasta el año 2012 yo era un fiel seguidor de las consolas de Sony, disfrutaba mucho de los sonidos que cada máquina hacia una vez era encendida, la clásica escena de espera donde la consola podría no leer el juego o nos brindaba la dichosa ventana de “PlayStation” demostrando que el CD si fue leído era el pan de cada día, tampoco se olvidan los momentos conflictivos en los que se iniciaba un nuevo juego y a la hora de guardar casi 2 horas de partida saltaba aquel escalofriante mensaje que decía “There’s not enough space on the memory card” o otros más desesperantes donde, por alineación de ciertos astros o la posible invocación de cierta deidad arcaica, no encontrabas el CD #2 de Metal Gear Solid o de Chrono Cross y ya no tenías como seguir el juego, en fin, tantos curiosos momentos que llegué a vivir con mi PSX y PS2, todo era así hasta que cierto compañero de extensa cabellera y voz profunda decidió presentarme un producto, una plataforma, la perdición de mi tiempo libre y que hasta el día de hoy me acosa constantemente recordándome que tengo más de 1000 juegos pendientes por probar, ese amigo me introdujo a “Steam” (SFX para la ocasión).

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad

Steam, una plataforma de distribución de videojuegos de manera digital, en otras palabras, compras un juego y tienes derecho a descargarlo, eliminarlo, descargarlo, actualizarlo, eliminarlo… cuantas veces quieras. En un inicio (y con catálogo en dólares) me parecia algo absurdo en su momento, ¿Pagar 20 dólares por Batman Arkham Asylum? puedo descargarlo usando un torrent y me sale “gratis”, puedo almacenarlo en un DVD o en un disco duro e instalarlo cuantas veces quiera, acostumbrado casi 18 años a la piratería todo el asunto de Steam me era un gran absurdo, en su momento estaba muy equivocado.

Cree una cuenta y jugué un poco de Team Fortress 2 con mi amigo, la idea de no tener que emplear hamachi o algún otro software para jugar online me gustaba, simplemente debíamos ser amigos en Steam y ya podíamos jugar TF2 cuanto quisiéramos (aprovechando que en ese momento ya era gratis), y ni hablar del uso del micrófono, con presionar ‘K’ bastaba para hablar con todos en el servidor o podíamos emplear la interfaz de Steam para crear un chat de voz privado entre ambos, Steam agilizaba algunas cosas claramente, pero todavía no era la panacea, luego de unas cuantas horas ocurrió esto:

Espera ¿Por jugar me dan objetos cosméticos para mi personaje?

Inicialmente eran objetos obtenidos por cumplir ciertos logros, luego empecé a adquirir regularmente objetos gratis que los servidores daban al azar a los jugadores conectados, este incentivo me pareció de lo más curioso que había visto a la hora de disfrutar de un videojuego, a parte de que el juego era gratis ¿me van a regalar objetos para personalizar a mi personaje? evidentemente el modelo de Team Fortress 2 sabe como enganchar a sus clientes. Mientras profundizaba más acerca de este curioso título descubría cosas interesantes que hoy en día son (al parecer) la fuente de ingresos monetarios de muchas personas en el mundo, gracias a Team Fortress 2 conocí las microtransacciones.

Mann Co. Supply Crate Key, o en otras palabras, Steam Wallet

No es misterio para muchos hoy en día que los juegos multijugador online de Valve no se sostienen principalmente por la venta de sus licencias, tanto Counter Strike como Team Fortress 2 generan ganancias por sus microtransacciones, la venta de elementos cosméticos que personalizan los personajes con los que jugamos es uno de los pilares de estos títulos y gracias a la creación del mercado comunitario de Steam, un lugar donde puedes vender tus objetos por dinero que va a la cartera de tu cuenta, dinero que luego puede ser empleado para comprar juegos u otros objetos cosméticos, este pilar se hizo cada vez más fuerte… a tal nivel que podemos encontrar objetos que pueden costar un salario mínimo en Colombia.

No es chiste, no lo estoy inventando.

El mercado comunitario de Steam inició su Beta el 12 de Diciembre del 2012, permitiendo que algunos usuarios de la plataforma pudieran comerciar sus inventarios por cierto precio establecido por el mismo usuario, de ese precio cierto porcentaje se calcula y queda para el desarrollador del juego del cual hace parte el elemento comerciado y otro porcentaje va directamente a Valve, inicialmente solo se tenían objetos de Team Fortress 2, luego otros títulos se unieron a dicho sistema que hoy en día es un elemento fundamental en toda cuenta de Steam, en un principio era algo complejo el comercio ya que los usuarios free (usuarios sin historial de compras en la tienda) no teníamos un buen inventario que ofrecer a la comunidad, a diferencia de los conocidos “Streamers” que gozan de una riqueza infinita para transmitir en vivo como usan sus“Mann Co. Supply Crate Keys” para abrir cajas que contienen cosméticos raros que pueden costar de $100 USD y hasta más, pero aquí todavía no había estallado el potencial que Steam tenía para ofrecer, no fue sino hasta el 26 de Junio de 2013, cuando las Steam Trading Cards fueron oficialmente liberadas para todos los usuarios de la plataforma, que el poder comercial oculto en estas actualizaciones de Steam sería utilizado de forma abundante, si el mercado era la dinamita este sería el interruptor.

Hail to the King, baby

Mi primera venta de verano en Steam a conciencia, para este punto, sin tarjeta de crédito y sin otros medios de pago accesibles para adquirir los tan deseados “juegos populares en rebaja” quedaba una opción… jugar con números, esta es la frase fundamental para todo este artículo y para próximos que espero poder redactar, la clave que he tratado de trabajar durante estos últimos 4 años en Steam y que me ha sido tan útil en más de una ocasión, porque después de todo Steam ya no es únicamente videojuegos, Steam es cine, es música, es un lugar que representa oportunidad para nuevos talentos y que permite descubrir habilidades ocultas, si algo he aprendido con esta aplicación de Valve es que aquello de pensar fuera de la caja no es algo tan descabellado.

A simple vista uno piensa que Steam es una plataforma más hoy en día, compitiendo con Origin, Desura, UPlay y GOG Galaxy, pero desde mi perspectiva el cliente de Valve y su comunidad se han extendido al punto en el que los videojuegos no son solo entretenimiento para sus usuarios, son oportunidades para los modders, para los creadores de contenido (creadores de mapas, de skins para CSGO, de cosméticos para Team Fortress 2), segundas oportunidades para los desarrolladores indie (Las Steam Trading Cards no solo le generan ingresos a Valve, más de un juego en la plataforma ha encontrado una oportunidad de generar dinero utilizando este sistema de las cartas coleccionables) y hasta para nuevos mercados en ascenso, no podemos ignorar que gracias a Team Fortress 2 y Counter Strike se han generado negocios como CSGO Lounge y Dispenser.tf y ni hablemos de los infames Kinguin y G2A, solo por mencionar algunos de los más populares.

Finalizando esta introducción quiero informar que, en efecto, es posible jugar con números para adquirir ese juego que tanto se desea del catálogo de Steam, que no es necesario tener que pagar más de $25 USD para realizar un pre-order, que existen múltiples opciones en la comunidad de Steam para generar ingresos con esta plataforma y, que jugar no es lo único que podemos hacer en este curioso software de Valve, últimamente he disfrutado mucho más de negociar, comerciar e intercambiar que de jugar los últimos títulos que he podido adquirir, en fin, espero poder compartir las cosas que he aprendido estos últimos 4 años y que en ocasiones resulta más interesante que seguir repitiendo DUSTII en CSGO, en el próximo artículo profundizaré acerca del Steam Community Market, del uso de las Steam Trading Cards y de como ciertos items in-game sirven como moneda de pago desde hace unos años hacia acá.

Gracias por leer.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Leonardo Ardila Osorio’s story.