Mis pasiones

Se siente como una energía que sube desde tu estómago hasta tu corazón, como una explosión que quieres sacar a gritos, como si tus brazos quisieran abrazar al mundo, como si tus labios no pudieran abrirse más para expresar esa sonrisa, como si las lagrimas encontrarán una verdadera razón para salir… se siente como si todo lo que haces tuviera sentido. Se siente apasionante.

De vez en cuando volteo atrás para recordar que todo lo que hago vale la pena, para asegurarme de que al hacerlo una sonrisa llena de nostalgia emergerá mágicamente desde adentro. Después, miro mi presente y lo disfruto con sus alegrías, tristezas e historias.

En los últimos días me he retado, me he defraudado y me he enorgullecido de la vida que he llevado durante estos tres años. No cambiaría nada, NADA.

Amo mi carrera. Hace más de tres años estaba confundida sobre lo que quería y hoy creo que no pude haber tomado un camino mejor que este. Dios me guió hasta aquí y no pude decirle que no.

El marketing, mi universidad y el apoyo de mi familia son mi motivación diaria, lo que hace que cada respiro valga la pena. Me eh encontrado con toda clase de personas que me han hecho crecer y madurar un poco a través de cosas buenas y malas, a través de triunfos y fracasos. Personas que sin duda me inspiran a ser mejor a diario.

Me doy cuenta que cada sacrificio me ha dejado resultados y hoy puedo ver atrás y decirme “Sigue adelante, Carmen, no te detengas”.

Amo esta pasión que me levanta cada día, que ne tira a llorar en la cama hasta saciar mis ganas de dejar todo y volver a tomar las cosas, mis metas y mis sueños.

Porque Carmen no deja las cosas a medias, porque se lo he prohibido ya varias veces. Porque Carmen no busca las cosas simples, porque esas las puede hacer cualquiera. Porque Carmen no da solo lo que tiene que dar, da más. Porque Carmen no quiere, porque Carmen, ama. Porque me he despertado mil veces creyendo que soy una tonta por hacer cosas que muchos no hacen, pero también he sabido que justo en eso radica un poco de esencia. Porque lo tonta e inocente se esta yendo y sólo queda esa Carmen que crece día a día.

Me siento orgullosa de mí y de ver como también las personas a mi alrededor crecen y tienen sueños. Porque me gusta verlos soñar y acompañarlos hasta dónde puedo. Porque me regalan un poco de su pasión y yo les doy un poco de la mía.

Quizá sea un poco egolatra decir que me enorgullezco de mí, pero si lo he logrado, ha sido gracias a esa magia que la vida y cada persona a mi alrededor me regalan.

Agradezco a Dios cada vez que siento esa pasión salir de mi estómago y elevarse hasta mi corazón queriendo salir a gritos.

Hoy me puedo decir que todo ha valido la pena y que no acepto detenerme, que amo mi carrera, amo a mi familia, amo mis historias y a cada persona que ha formado parte de ella. Hoy puedo decir gracias a cada uno y decirles que aquí estoy, regalando un poco de mi insoportable personalidad si alguna vez les es de utilidad.

Hoy puedo decir: ¡Amo mis pasiones!.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated María del Carmen León’s story.