¿Y si lo hacemos? Así surgió Leopark Garage

Leopark es una startup mexicana y estamos comprometidos a ofrecer la mejor experiencia al estacionarse.

Durante dos años desarrollamos una plataforma que te permite encontrar estacionamientos cerca de tu ubicación, un sensor capaz de detectar lugares en la calle, reservar tu lugar para estacionarte en eventos como Bahidorá y Festival Bravo; así como un dispositivo que permite abrir la puerta de tu cochera desde el celular el cual llamamos: Leopark Garage. La historia de éste dispositivo comenzó hace casi un año.

Algunos sabrán que en Agosto de 2016 sufrimos el robo de nuestras oficinas, bueno, en realidad no se robaron las oficinas, pero sí nuestras herramientas de trabajo (computadoras, tablets, etc.) que con toda confianza dejábamos en ella. Esto nos forzó a abandonar el espacio físico donde llevábamos unos meses trabajando, nos movimos temporalmente al departamento de uno de los integrantes del equipo.

El equipo en nuestras oficinas temporales

Quizá es parte de la naturaleza humana el hecho de que convivir diariamente con un problema te haga idear una solución; así que un día, mientras trabajábamos en la mesa plegable blanca del Sam’s que improvisamos como el “área profesional de trabajo”, uno de nosotros entró a la oficina, y lo primero que dijo fue “¿Se puede abrir la puerta de la cochera desde el celular?”

Los integrantes del equipo, con nuestro background en el desarrollo de software y hardware, no tardamos en responder, cada quién desde su perspectiva: ¡SÍ!

En los primeros cinco minutos de la charla posterior al “sí”, todo parecía muy sencillo y factible; algunas ideas iban más allá de solo abrir la puerta y aportando valor a la lista de cosas que estarían geniales por hacer.

“Una vez perdí el control remoto y salió muy caro”

“Podrías abrirlo sin tener que estar ahí”

“Ahí tenemos arrumbada una placa de desarrollo con WiFi y Bluetooth integrado que compramos y no hemos usado”

“Podemos hacer una app con un botón”

“Podríamos saber a qué hora se abrió”

“El GPS…”

“Se vería algo así como una piedra”

Son el tipo de frases que iban y venían de un extremo a otro de la mesa. Probablemente debatimos la idea inicial durante una hora, antes de decir que deberíamos hacerla.

A mediados de noviembre nos planteamos la posibilidad de tener un prototipo listo en diciembre para poder hacer una campaña en Kickstarter (porque si se fondea ahí está más geek y cool) pero el tiempo era muy corto para preparar muchas cosas por lo que decidimos que al inicio del año sería una mejor estrategia.

Protoboard con los elementos básicos del sistema

Llegó el 2017 con nuevos proyectos y Leopark Garage era uno de nuestros protagonistas; retomamos los primeros avances hechos en diciembre, sacamos la placa de desarrollo de la protoboard, e hicimos el primer prototipo de la PCB.

PCBs prototipo

Con una imagen de referencia hecha en: *Inserte aquí su programa de ilustración vectorial favorito* se programó una app con un solo botón que permitía hacer que una instrucción virtual se convirtiera en una física.

Pantalla del primer boceto de la app

Y así conectamos nuestro “cacharro Versión 0.1” a la puerta eléctrica de la oficina, para probar abrir y cerrar una puerta (Aunque no de garaje, aún) y comprobar que nuestra idea funcionaba. De hecho, seguimos usando esa versión todos los días para entrar.

Cuando vimos que sí podíamos hacer una app y un dispositivo que abriera una puerta, decidimos llevar un prototipo e instalarlo en la cochera de unos de nosotros. En ese momento sentimos que, si bien todavía estaba muy lejos de ser un producto, podríamos lanzar una campaña en Kickstarter que nos permitiera costear el desarrollo del proyecto. Así empezamos a preparar todo lo necesario para hacerla pública, según nuestros sueños guajiros: tendríamos muchos miles de dólares para convertir en producto nuestro proyecto.

Primer Leoark Garage Instalado en una cochera

Lanzamos nuestra campaña el 17 de febrero https://www.kickstarter.com/projects/leopark/leopark-garage-your-new-parking-experience?ref=discovery con el objetivo de juntar 175,000 pesos en un mes para poder costear el desarrollo de más features en la app, agregar cosas como restricciones de la puerta por GPS, configuración WiFi del dispositivo, historial con alertas de quienes abrían la puerta y mejores características para el hardware, como un sensor que avisa si dejaste la puerta abierta, un diseño renovado del dispositivo y hacer la inversión inicial para poder arrancar la producción en serie de nuestro dispositivo.

Pasó el mes y no llegamos a la meta, sin embargo, había algunas personas interesadas, incluso de otros países, eso nos motivó a no dejar el proyecto y hacerlo mucho mejor de lo que habíamos logrado en esos pocos meses.

La pregunta ya no era “¿Y si lo hacemos?”, sino: “¿Qué necesitamos para crear un producto increíble?”

Continuará…

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.