Me gustan los árboles.

Me gusta que me recuerden todo.

Me gusta que me hablen, que me avisen cuando próxima está la lluvia.

Me gusta ver cuán contentos están en primavera.

Me gusta sentir como sus brazos me protegen mientras me brindan calma.

Me gusta la paz que me otorgan y cómo me permiten volar desde sus raíces.

Me gusta que me acompañen en las mañanas, cuando los primeros rayos del sol me dan la bienvenida y sus flores acarician mis pasos.

Me gusta que me vean crecer, y que me enseñen cada día cómo ser fuerte.