Se agrandó la cama. Parecía el caño enorme de vozarrón que tiene Apo, el Cañón del Atuel, la cordillera de Los Andes, una ballena inmensa que encalló en Brasil, el gol de Maradona a los ingleses, enorme, el ancho de la Nueve de Julio, las dos escalas del viaje que hice a España, la bandera celeste y blanca, Cristina, la obra de Mario Levrero, el territorio nacional, el ascenso de Morón, la 12 cuando gana Boca, vos viniendo a la radio, a Güerrín, a la puerta de mi trabajo, tu pija, la caminata de Liniers a Luján sin atajos, el acueducto de Segovia, enorme, El Guernica, Zim diseñándonos de onda las tapas de los libros, Marcia acomodando los textos interiores, Spinetta, Ceratti, Maxy Prietto, Chaky pagando la cuenta en un bar de Recoleta, el diván aquel, el Cerro Tronador, la cara de mi viejo enojado, gigante, el beso de mi mamá, el cóndor, Leloir, Gaudí, Barcelona, esta cama para mi sola, enormemente fría y feliz de empezar a achicarse desde hoy y hasta mañana, a partir de este momento.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated leticia martin ’s story.