Ya sé cómo se extraña cuando tenés que alejarte vos. Ahora me toca ver cómo es extrañar cuando la que viaja soy yo. Parece más fácil. Sobre todo porque el viaje no es de trabajo, como le pasaba a Sigmund, a fines de 1800, sin internet y sin contacto asiduo por muchos meses. ¿Será como imagino que el que viaja se entretiene más que el que espera en el lugar de siempre y por esa razón es que extraña menos? Extrañar sin dolor. Alejarse para sentir el amor a la distancia. Probar todas las posibilidades de amor sin dolor que puedan existir. Achicarle el espacio a la neurosis. Descansar, conocer, comer, beber, cumplir un sueño.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated leticia martin ’s story.