Agile; Principio y ceremonias

En ASPgems hemos puesto en marcha un curso sobre los principios ágiles; no vamos a hablar ni de metodologías, ni de scrum ni de gestión de proyectos. Tan sólo nos hemos puesto como reto reflexionar a través de Neurok durante 5 semanas sobre el manifiesto ágil.

El profesor o mejor, nuestro guía espiritual, es Dani Mata, que nos va contestando a todo lo que ponemos y nos va haciendo preguntas sobre las que vamos construyendo.

El curso va a tener varias unidades de aprendizaje y hemos empezado por la de “valores”, discutiendo sobre los 4 del manifiesto y sobre cómo priorizarlos.

Los 4 valores del manifiesto ágil

Recordamos que los 4 valores son:

  • Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas
  • Software funcionando sobre documentación extensiva
  • Colaboración con el cliente sobre negociación contractual
  • Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan

Muchas veces a lo largo del debate ha quedado claro que abrazar los principios del agilismo no significa renunciar a los valores de la derecha…simplemente nos gustan más los de la izquierda.

Los valores ágiles son paradojas.

Mi punto de vista es que los valores del manifiesto ágil son paradojas que las organizaciones deben aprender a gestionar y moverse entre ellos, según el proyecto y según el momento vital en el que se encuentren. Por ejemplo, ser ágil no significa no tener procesos ni que no los vayas a necesitar. El simple hecho de llevar la contabilidad de tu empresa implica unos procesos necesarios. Otra cosa es que sacrifiquemos la creatividad de las personas encorsetandolas en la burocracia.

La importancia es una cuestión de perspectiva

Otra de mis conclusiones es que la perspectiva sobre qué valor es más importante varía mucho según la persona, su trayectoria y su rol en la organización. Nos ha dado la sensación de que es más importante la adaptación al cambio cuando trabajas en producto y necesitas que este pueda ir evolucionando con el mercado y con las demandas de los usuarios; sin embargo, hemos detectado que las personas que están acostumbradas a trabajar para cliente valoran como fundamental la colaboración con éste; es la forma de asegurarte de estar alienado con sus expectativas y, en definitiva, tener “al cliente contento”. Sin embargo, cuando la perspectiva es la de una persona de la dirección, el valor más importante es el software funcionando sobre documentación extensiva, es decir producir de forma rápida y efectiva para poder aportar valor al cliente.

Pero dos cosas han quedado claras:

  1. Podemos tener predilección por alguno de los valores, pero no podemos renunciar a ninguno de ellos.
  2. Es la mejor forma que conocemos de hacer proyectos y una vez probada no podemos recordar cómo lo hacíamos de otra manera.

¿El tamaño importa?

¡Por supuesto que importa!La pregunta del millón es si las metodologías ágiles son capaces de escalar. A priori parece difícil hacer agilismo en una empresa de más de 50 ó 100 personas, sin embargo hemos compartido el caso de Spotify, que tiene unos vídeos maravillosos hablando de cómo se organizan, formado grupos pequeños que operan de forma independiente con filosofía lean startup. Creemos que el caso de trabajar para cliente facilita operar en equipos pequeños y coordinados.

¿Agile vale para cosas serias?

Y no decimos que el desarrollo de software no lo sea, pero a priori, nos parece más crítico que no se caiga un puente a que se caiga un e-commerce.

Parece que nos cuesta imaginar un proyecto grande de ingeniería hecho con presupuestos ágiles, porque pensamos que lo “agil” no hace estimaciones ni detalles funcionales. Y lo cierto es que en ASPgems estamos tan acostumbrados a trabajar así ( sin estimar y sin detalles funcionales de bajo nivel) que nos cuesta salir del modelo mental y asumimos que no se puede hacer ágil de otra manera. Pero esto no es así y el día a día con nuestros clientes nos lo demuestra, pues cada uno de ellos hacen agilismo a su manera.

Lo que sí parece es que los clientes o los proyectos que se alejan de lo ágil lo que buscan es una sensación de seguridad que, baja nuestro punto de vista, es falso. Y no hay más que ver cuántas obras públicas se van de tiempo y de presupuesto y para muestra el Canal de Panamá.

En las próximas semanas

Esta semana y la que viene vamos a estar dándole vueltas a los principios y el miércoles tenemos una actividad sorpresa preparada por nuestro maestro de ceremonias.

Like what you read? Give Leticia Tierra Montón a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.