Marvel, Netflix & Chill

Hace un par de días, un amigo cercano me habló con mucha emoción diciendo que había terminado la primera temporada de Daredevil (2015) con un “Holy shit!”. Me dio risa y le dije que la primera temporada era enorme, pero la segunda… le haría volar la cabeza de un balazo. Y no exageré.

Le recomendé que siguiera con Jessica Jones (2015) una serie sobre una ex superheroína llamada Jewel, que trataba de hacer el bien pero que los planes no habían salido como ella pensaba. Lamentablemente, se había topado con uno de esas personas que por más que te alejes de ellas, siempre están ahí. Luego de una tormentosa y endemoniada relación con ese sujeto, se había convertido en una detective que anda -casi- ebria todos los días y encamada con un tipo de piel de acero y super fuerza. Todo esa trama unida a una temática noir propia de las películas de los años 30 y 50 era como un pedacito de navidad en Julio.

Después de una amena conversación sobre las películas y la enorme incógnita de que si aparecerían todos los personajes creados tanto en TV como Cine en Infinity War, le transmití mi hype y mis expectativas sobre el pequeño universo creado por la triple asociación de Marvel, ABC y Netflix.

Ese pequeño universo que empezó con Daredevil, un personaje que para ese entonces (2015) había regresado a la casa de las ideas luego de un terrible trato por parte de Fox con esa aburrida y absurda película protagonizada por Ben Affleck y Jennifer Garner. Seamos sinceros, cuando anunciaron que DD había regresado a Marvel todos pensamos: ¡Película! ¡No llamen a Ben Affleck! ¡Ojalá no sea mala!. Por ninguna de nuestras cabecitas se nos pasó la idea de que habría una serie del personaje y no solo una, sino cuatro series de distintos personajes (DD, Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist) y que todos se reunirían en otra llamada “Los Defensores”. Era otra vez Navidad en Julio, ¡Navidad completa!

Personalmente, me emocioné muchisimo, los comparé con los Avengers y comencé a idear tramas y sobre todo ¡CROSSOVERS!. Imaginen, tan solo piénsenlo, Los defensores de Hell’s Kitchen (el distrito de New York donde sucederían todas las tramas de las 5 series anunciadas) peleando contra el ejército de Thanos en la Tierra, en plena cacería de las gemas del infinito mientras los Avengers le metía golpe, patada y mordiscos al ser más poderoso del universo cinematográfico. Por poco no eyaculo de felicidad.

Luego del nerdvana producido por ese pensamiento, me hice con el Netflix uniendome en un team donde me salía mucho más a cuenta pagar una pequeña suma en conjunto, esperé el 10 de Abril del 2015, justo día de clases, a que saliera la primera temporada de Daredevil. Qué importaba que el profesor hablara de marketing retail o de distrubución de productos, yo estaba con mi laptop, ocultando mis audífonos, concentradísimo en ver como Matt Murdock, en una sola toma, le sacaba la mugre a una banda de malvados ucranianos que habían secuestrado a un niño inocente. No miento, me comí los trece episodios ese fin de semana y deseé más.

Ya no había vuelta atrás, todo estaba dicho. Drew Goddard junto a Netflix y Marvel habían regresado a la gloria al personaje ¡y de qué forma!

Luego vendría Jessica Jones, con el ex Dr. Who y ex Barty Crouch Jr. (para nosotros los fans de Harry Potter fue muy grato verlo de nuevo), David Tennant, haciendo de un maníatico obsesionado con Jessica, el Dr. Zebediah Killgrave, conocido como Purple Man.

Así, empezó esta línea de series unida al enorme UCM porque #ItsAllConnected segun las cabezas de Marvel. Y lo que viene es Luke Cage, ya presentado Jessica Jones, Iron Fist, con Finn Jones (Loras Tyrell en Game of Thrones) y la unión de todos estos en The Defenders para el 2017.

Yo desde que vi Daredevil, puse toda mi confianza y mi dinero en Netflix. Y no puedo estar más satisfecho.