2016

¡Hola a todos!

En esta ocasión decidí escribir por acá y compartir lo que hubiera escrito en una libreta. Desde hace algunos años, el año nuevo me lo he tomado un poco más personal más que de fiesta. Mis propósitos generales eran dejar tal trabajo para empezar a hacer otra cosa, verme diferente, conservar las buenas amistades y formar nuevas y puedo decir que todo esto se ha estado dando de manera diferente cada año :)

En los últimos dos años he aprendido y hecho más que en mis otros 24 años. Empecé por un cambio real: dejar de vivir con mis papás. Desde que trabajo jamás les he pedido dinero, pero aprender a vivir sin ellos era un punto inicial para las cosas que quiero seguir haciendo, es una manera de “irme preparando”. Las cosas van muy bien desde entonces, tengo un roomie con el que estoy de acuerdo en casi todas las cosas y nos hemos divertido mucho con esta forma de aprender.

En este año la canción “Changes” de David Bowie tuvo muchísimo sentido, me la estuve tomando muy personal y renuncié a un trabajo para empezar con otro que me ofrecía cosas más interesantes. Previamente tuve una serie de conflictos que si no tuviera a mi roomie y a mi madre no se como los hubiera dejado pasar.

Entré a Tutograma a mediados del año y sigo con ellos, puedo decir que ahí todos los días son diferentes, quienes trabajamos tenemos la intención de dejar algo de valor en las personas a través de la educación y al mismo tiempo divertirnos y aprender. Es el principio de dejar de ver las cosas como un trabajo. Me gusta estar con muy diferentes personalidades con algunas ideas en común.

Nunca había estado tan lejos de casa, tuve la oportunidad de conocer San Francisco y quedé enamorada de esa ciudad, de tener tantas cosas en un sólo lugar y el mar muy cerca. Mi lugar favorito fueron Young Museum y Sausalito. Yo estuve quedándome en Japan Town y tenía muy cerca la calle Fillmore, donde iba a desayunar muy variada repostería y té de jazmín. Espero que no pase mucho tiempo para volver.

Siguiendo con los planes de viajes, en este año empecé a ahorrar para mi viaje y estudios en Europa, me sorprende el compromiso que tengo con esos ahorros, cada vez está más cerca ese sueño.

En este año también tuve ciertos acercamientos con personas que admiro (fotógrafos, músicos, pintores), que me ayudaron a re-descubir algo que ya sabía pero estaba tratando de negar. Leyda Luz es un artista y por ciertas cosas escuchadas en el pasado no lo había aceptado. Hoy en día trato de ganarme ese título. El diseño gráfico me mantiene, vaya que lo hace y me ha hecho conocer mucha gente de la que he aprendido muchísimo, pero si no hubiera esa sensibilidad, no podría llevar a cabo esos proyectos.

Ahora sé el tipo de proyectos y de personas con quienes quiero trabajar. Saber que NO quieres es el principio de muchas cosas y una guía muy clara.

Este año también puse más atención a mis dibujos, estoy tratando de hacer cosas que antes no, dibujar en diferentes superficies y colores y por primera vez ¡pinté al óleo! en una colaboración con mi amigo Fernando Villalvazo. Me enseñó desde ir a comprar la loneta, cortar, grapar, hacer la imprimatura, fondear y pintar; mi idea es seguir yendo a su casa-estudio para seguir aprendiendo y trabajando con él.

En este 2016 cumpliré 6 años de hacer fotos en shows y siempre he querido hacer algo con esas fotos y este fin de año fue en el que aterricé todas mis ideas para lo que se llamará “Sound & Vision”. He hecho fotos que me gustan muchísimo y es momento de compartirlas.

Una frase muy importante que escuché en este año fue viendo documentales de Bowie.

A veces hay que ser cruel para ser amable

A quienes me leen, les deseo que este 2016 esté lleno de cambios para bien, que digan que no a lo que no quieren y re-descubran el poder de su creatividad :)

Cada año nuevo o cuando cumplo años me hago fotos para ver como las cosas cambian, pero que no se noten fisicamente, recuerden que hay cosas que me obsesionan de Dorian Gray.

¡Feliz 2016! a todos y especialmente gracias a ustedes saben quienes son C:

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Leyda Luz’s story.