Lo que aprendí de David Bowie

Ya pasó un año, recuerdo exactamente cómo fue ese día y vaya que fue difícil afrontar, justo un día antes escuchaba “Scary Monsters”. Agradezco a la vida no haber tenido conciencia de cuando le pasó a Freddie, no imagino mi reacción.

Fue una manera triste de empezar los primeros días del año, yo desperté y vi un mensaje de mi amiga Eva, preguntándome si ya sabía, yo le respondí “¿que cumplió años?, ¿que sacó un disco?…al entrar a mi muro en Facebook me di cuenta de lo que pasaba, aun ni salía de mi cama y empecé a llorar mucho, no era manera humana de empezar un día. Ya que me calmé salí de mi cuarto, ya estaba Sebastian en la cocina y solo me abrazó y yo seguí llorando aún más, en verdad se sentía como si hubiera sido alguien que nos era cercano.

Inspiración diaria

Gran parte de ese día estuve desorientada, salí un poco más tarde de casa pero no me podía concentrar. Por la tarde, Sebastian y yo descubrimos algo que nos haría cambiar cosas y aprender más: nuestro nuevo depa, me pareció curioso que fuera el mismo día, por que Bowie hablaba de cambios.

Una de mis frases favoritas de Oscar Wilde es “El verdadero misterio del mundo es lo visible, no lo invisible”. Esta frase ha marcado mi carrera y mi persona y David Bowie es eso. Jamás me ha parecido superficial la importancia de la imagen, para mi es todo lo contrario. Nos vemos como somos por dentro en determinado momento de nuestra vida.

En los últimos años había estado siendo influenciada por él en muchos aspectos, más allá de la fascinación visual que producía y que aún lo hace. Recuerdo la primera vez que vi una foto de él en alguna página de la desaparecida revista Switch, me parecía una clase de hombre-mujer, tardé en comprender y asimilar sus canciones, lo que puedo decir es que llamaba mucho mi atención como fashion icon y este fue uno de los primeros retratos que dibujé en vectores, cuando aprendía a usar Illustrator CS3.

Gracias a amigos mayores, estuve estudiando su carrera, discos, películas, investigando sus diseñadores de vestuario y descubrí que era el artista que necesitaba en mi vida en ese momento. Recuerdo una ocasión, en una situación complicada de mi joven vida y a punto de emprender un pequeño viaje escuché “Life on Mars?”, no el video original, una versión en vivo de los 90’s y por alguna razón empecé a llorar mucho.

Después de pensarlo creo que esa canción hizo que me diera cuenta de la libertad que estaba teniendo y yo no quería darme cuenta, que prefería ver los días pasar uno igual al otro y que eso no era correcto. Me ayudó a tomar desiciones, a hacerme responsable de mi libertad, a que si en verdad quería hacer “lo que quiera” debía y debo hacerlo bien.

Cuando cumplí 20 años, decidí que debía aprender algo valioso de las personas con las que me juntaba y claro, yo también enseñarles algo, y que cada cumpleaños y año nuevo estaría en una situación completamente diferente a año anterior. Estos cambios se hicieron más fuertes. Yo no quería ser millonaria, sólo una mejor persona. Me di cuenta de que la única manera en la que puedo ser feliz es cambiando con consistencia. He comprendido que son cambios por necesidad de crecer, por adaptación, por naturaleza.

Detalle

Más que nunca valoré “Under Pressure”, donde cantan mis dos personas favoritas en el mundo, ¡que maravilla hubiera sido escucharlos interpretarla juntos en vivo!. Las personas que admiro me hacen ser :)

Aprendí también que hay herramientas y medios, debemos usarlos, rodearnos de quienes admiramos y ayudarlos, saber también cuando desprendernos de cosas que nos absorben negativamente, saber que cuesta mucho ser uno mismo y que esa construcción no se abandona nunca, aprendí a ser, no a pretender y sigo aprendiendo. Sobre todo, aprendí que a veces hay que ser cruel para ser amable.

Conclusión

Sean apasionados, admiren y coleccionen personalidades y sean. Roben.

Robo cuando dibujo :)
Like what you read? Give Leyda Luz a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.