La última vez

Siempre supo que que debía confiar en la sensación que estrujaba su estómago.
Aquella señal siempre confirmaba la peor de sus sospechas, de nuevo le romperían el corazón.
Pero esta vez fue diferente, no sentía dolor por lo ocurrido, era distinto- se sentía tranquilo y oscuro, aquello era tan insípido, tan vacío.
Comprendió que a veces darse por vencido también implica valentía, que renunciar a lo que mas quería podría salvarla de aquel desorden. 
Tuvo la oportunidad de quedarse, intentarlo una vez mas, pero estaba tan rota, que dejar ir era su mejor camino.
Pero sabía que él le había otorgado las horas mas maravillosas, asi como las mas dolorosas y ese vínculo ni apartandose a díez mil millas se rompe.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.