“En Cuba todo es posible”

Ayer se presentó ‘Triple juego en Cuba’, la nueva novela de Bernar Freiría, en el Café Comercial de Madrid

Compra aquí tu ejemplar de ‘Triple juego en Cuba’

“Lo que no ocurre en Cuba, no ocurre en ningún sitio”. Todos los invitados a la primera presentación de Triple juego en Cuba en Madrid así lo afirmaron en algún momento, y el público que llenó el salón del recientemente reinaugurado Café Comercial reía y afirmaba con la cabeza. Juan Jesús Armas Marcelo, escritor y director de la cátedra Mario Vargas Llosa de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes; Antonio Elorza, historiador y ensayista; y Miguel Ángel Villena, editor de Tintalibre y director de la colección Fábulas de nuestra editorial, acompañaron a Bernar Freiría ayer lunes 12 de junio en la presentación de su gran -la gran- novela sobre la guerra por la independencia de Cuba.

El director de la colección dedicada a la novela realista que ha acogido la novela de Freiría recordaba, nada más empezar el evento, lo importante que fue este episodio histórico en el devenir de nuestro país. Muchas familias españolas cambiaron en Cuba. Murieron combatiendo. Se hicieron ricos comerciando con esclavos. Emigraron y enraizaron en una nueva tierra de promesas. A pesar de ello, es un acontecimiento muy poco abordado desde la ficción histórica. Con Triple juego en Cuba, Bernar Freiría ha venido a completar ese vacío.

Cuba es una tierra diferente. Cuba es el surrealismo en sí mismo; ya quisieran las vanguardias parisinas. En nombre de Cuba se organizó una corrida en las Ventas entre un toro bravo, emblema del imperio español, y una cría de elefante, emblema de la isla conquistada. Los animales se ignoraron y todo el mundo salió cabreado del evento.

Bernar Freiría tenía una deuda con su abuelo, una de esas deudas que se basan en la memoria, en la necesidad de rendir una suerte de homenaje, de tener el valor de recoger en papel una historia narrada de generación en generación. El protagonista de Triple juego en Cuba, Luciano El Brega, no está inspirado en su abuelo, que fue soldado en la citada guerra, pero tiene mucho de todos aquellos españoles que, en busca de una vida mejor, más prospera y, por qué no, lujosa, marcharon a las colonias y desangraron aquellas tierras. Durante la presentación, Bernar explicó que no consideraba a su personaje un alma cruel; tan sólo un superviviente. Antonio Elorza discrepaba: a él le cae francamente mal. Y, sin embargo, todos los asistentes coincidieron al señalar la magnífica construcción del personaje, su complejidad, su coherencia en cada uno de sus actos. ¿Cómo construye un escritor un protagonista así? “De la única manera que sé construir un personaje: alimentándolo con folios para que crezca”, explicó el autor.

Luciano El Brega podría ser el antepasado de muchos españoles. De hecho, lo es de algunos. Familias, actualmente reconocidas en el ámbito público, cuyos antepasados fueron conocidos conquistadores. ¿Cómo hicieron fortuna? A través de los ingenios -antiguas haciendas coloniales españolas de explotación, por ejemplo, azucarera- y del comercio de esclavos. “Cuba era la vaca lechera de España”, apuntó Elorza. Armas Marcelo, que ha escrito varios libros sobre la historia de Cuba, apuntaba la percepción que los españoles tenían de la isla. Cuando el imperio se va de América Latina, Cuba se queda. Era su última resistencia. Su último tesoro. Se aferraron a ella hasta que la intervención de Estados Unidos les derrotó. “Cuba era una herida abierta”, explicaba el escritor, “algo que nos habían robado, o peor, algo que habíamos vendido”.

Una historia hermosa. Un libro magníficamente documentado. Una novela que requiere la misma disciplina en su lectura que aquella con la que fue escrita. Éstas fueron sólo algunas de las buenas palabras que lo invitados le dedicaron a la novela de Bernar Freiría. Cinco años dedicados a este fresco épico; uno de ellos tan sólo en la faena de la documentación. “Pero llegó un momento en que me dije: para de documentarte y empieza a escribir”, explicó el autor. A veces fue una delicia y a veces un tormento, como siempre sucede en la escritura. Pero el resultado es inmejorable: una novela que combina a la perfección la ficción y la Historia, con personajes apasionantes, veloz a la vez que detallista, que recrear unos años que permanecen envueltos en la fascinación del misterio.

“Hay una mala costumbre en España”, apuntó Armas Marcelo a raíz del proceso de escritura de Triple juego en Cuba, “y es ir de vacaciones cinco días a Cuba y querer escribir una novela a la vuelta”. La complejidad de este país, de su historia, requiere una tarea tan meticulosa como la que ha realizado Bernar Freiría. “Es una novela histórica pero también de formación. Con picaresca y con tintes bélicos. Es todo eso pero nada a la vez”, explicó el autor.

El lector se dejará embaucar fácilmente. Perseguirá los pasos de Luciano El Brega. Conquistará como él. Amará como él. Destruirá como él. En las páginas de Triple juego en Cuba descubrirá el origen de ese rumor que arrastra su sangre, la herencia de algo lejano, de algo que quizá fue, una historia que cuentan los abuelos, un recuerdo inventado, una verdad de las que duelen.

Compra aquí tu ejemplar de ‘Triple juego en Cuba’