Todas

Tocaban las siete de la tarde y en medio de un calor infernal en Madrid, cuatro mujeres se dirigían a nuestras oficinas para abordar, compartiendo visiones, experiencias e ideas, una lacra que no entiende de estaciones, años ni décadas: la violencia contra las mujeres. Esta suerte de violencia que tan sólo aparece en los medios cuando una mujer es asesinada. Asesinadas, sí. Pero los feminicidios representan tan sólo la punta del iceberg de esta violencia que se ejerce contra una mayoría de la población por el simple hecho de haber nacido mujer. Llegaron dispuestas nuestras invitadas, debatieron con ganas y aprendimos escuchando. ¿Quieren saber quiénes son?

Lidia Fernández, activista profesional, gran defensora de los derechos de las mujeres. Investigadora. Estudia actualmente en la universidad Rey Juan Carlos la violencia de género. Lula Gómez, periodista todoterreno. Ha trabajado en El País y también como asesora institucional. Autora de ‘Mujeres al frente’, con historias de mujeres que han participado en el proceso de paz de Colombia. Montserrat Boix, periodista, consultora e investigadora. Creadora de Mujeres en Red/El Periódico Feminista, una de las redes más importantes en español de intercambio de información en Internet sobre Derechos Humanos de las Mujeres y el empoderamiento. Adriana Mourelos, periodista con todas sus letras, ameniza las noches de los más nocturnos en Hablar por Hablar y junta letras los sábados en El Progreso de Lugo. Moderando el debate entre todas ellas, Ángela Paloma Martín, coordinadora del equipo de crowdfunding y comunicación de Libros.com, autora de ‘A Praga desde la Mitad del Mundo’ y asesora de comunicación política y género.

El primer titular de la tarde nos lo dejaba Lidia Fernández. “La violencia machista ha asesinado a más personas en diez años que el terrorismo etarra en toda su historia”. Tan sólo ese dato debería hacernos reflexionar como sociedad y, sin embargo, no siempre pasa. Porque son mujeres. No podemos permitirnos naturalizar los asesinatos de mujeres. No podemos caer en el “una más”.

La aprobación de la Ley Integral contra la Violencia de Género fue un gran paso en nuestro país y, sin embargo, la legislación adolecía de un grave problema de base: la falta de medios y financiación. Esta cuestión supone hoy una de las principales reivindicaciones de los movimientos feministas y, es que, una ley a la que no se le dota de las condiciones materiales necesarias para poder llevarla a cabo en su plenitud es una ley que nace ahogada en la orilla.

“Son las mujeres”, apuntaba Ángela Paloma, “quienes al llegar a cargos de representación en las instituciones parlamentarias son especialmente sensibles a estos temas”. Sin su impulso nunca hubiésemos visto nacer esta ley en 2004. La presencia de mujeres en política es importante, pero necesitamos mujeres feministas. “Y que no se dejen comer por el poder — apostillaba Lula — ya que la política, incluso hoy, es un lugar machista”.

Y, sin embargo, aún tenemos que enfrentarnos a un problema cultural latente. “Cada día me encuentro en antena con personas que adolecen de un grave desconocimiento de qué es el feminismo”. Así expresaba Adriana Mourelos su experiencia en antena durante tantos años.

Precisamente el tratamiento de los medios de comunicación del feminismo, la violencia machista y los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas centró buena parte del debate. Es necesaria una mayor implicación en comunicación de género, argumentaban todas. Los medios tienen una implicación muy importante en la creación de un imaginario social, establecen los límites del debate o encuadran las noticias en unos patrones que llegan a millones de personas. Tienen una responsabilidad evidente en cómo desarrollamos nuestra configuración del mundo.

Lula Gómez nos recordó cómo se gestó su proyecto con verdaderas heroínas en Colombia, que ha quedado plasmado en un estupendo documental y un libro que estamos deseando devorar: ‘Mujeres al Frente’. Además, apuntaba que como periodista, procura siempre en sus reportajes acudir, al menos, a un 50% de fuentes femeninas. Hay que hacerlo, hay que visibilizarnos.

“La invisibilización de las mujeres es violencia”. Así de rotunda y convencida se mostraba Montserrat Boix, con quien pudimos deleitarnos haciendo un repaso histórico del movimiento feminista en España. Siempre es un lujo escuchar a quien tiene una gran experiencia y, además, lo explica de forma sencilla y dinámica, para que todos podamos aprender escuchando.

Terminaba la charla con una reivindicación común: aún hay mucho que hacer. Mucho que reivindicar y que luchar, pero no nos fallarán las fuerzas. No se trata de un camino fácil, pero cuando el compromiso es fuerte, siempre merece la pena.

El compromiso de esta editorial es claro también. Entendemos que formar parte de esta sociedad y fomentar la cultura a través de la palabra escrita nos impone además la necesidad de ser conscientes de la realidad que nos rodea. Reconocerla, señalarla y denunciarla. Hacerlo así, a través de los libros, para que perdure este conocimiento, pueda transmitirse y actúe como una llamada a la acción. Queremos publicar ‘Todas. Crónicas de la violencia contra las mujeres’ y te necesitamos: http://bit.ly/2rXR0Cm

¡Seguimos!


Si os habéis quedado con ganas de más, podéis ver el vídeo de la charla en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/libroscom/videos/1571191499591701/