Sólo te dejé de molestar

La verdad no creo que haya hecho las cosas mal, la verdad no me asusta pensar en tu partida.

Yo jugué con mis mejores cartas, en mi defensa puedo alegar que nunca dejaste de importarme sólo te dejé de molestar.

Estoy creciendo y aceptando con un poco de dolor entre los hombros, que a veces lo que quiero puede no ser lo mejor para mis planes.

Tal vez haya otras músicas que no he escuchado, historias para escribir y el alivio de una tranquilidad entre los ecos del vacío que implica estar solo.

La verdad es que no puedo arrepentirme de nada. A mí no me dio temor, mostrar el lado frágil de mi alma y te voy a ser sincero, cómo te he querido no he querido a nadie. Y agradezco cada instante dónde elevaste mi conciencia y sentimiento, pero no puedo cargarte en mis brazos, ni dejar que camines sobre mi espalda.

Merezco lo que he dado, no la atención que tú forzadamente me vas dando entre migajas.

Quetzal Noah
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.