Esperanzas.

Tengo esperanzas de ti, que algún día puedas ser más fuerte por ti, para mi, para nuestra vida y así tengas más fuerzas cuando yo decida rendirme, y cuando llegue ese momento puedas recordarme porque tenía tantas esperanzas en ti, en mi, en nuestra vida.

nunca he sido muy positiva, tú más que nadie lo sabes, te dolía la escazas esperanzas que yo tenía en un futuro con nuestros nombres, la carencia de fe en verme junto a ti de la mano, la improbabilidad de amanecer contigo todas las mañanas.

tú por otra parte estabas tan seguro que yo seria el amor de tu vida, el único y verdadero. tenías esperanzas en que cambiara, por mi, por ti, por lo nuestro.

Jamas dejaste de esperarme, luchaste con todas las esperanzas por ti, por mi, por nuestro futuro. y justo ahí, cuando vi tu capacidad de creer que la cosas nos saldrían bien a ambos, decidí absorber de tus esperanzas, canalizar tus sueños, respirar tu fe.

desde aquel día tengo esperanzas de cumplir todos los sueños que pasan de noche por mi cabeza, de cumplir todo lo que me he propuesto en esta vida, desde ahí, supe que la vida era buena, y aún más buena junto a ti.

Quizás te devore todas las esperanzas, y se me olvido las cosas que éramos capaces de hacer por ti, por mi, por nuestro hogar. sin esperanzas, por primera vez, un vacío se apoderó de mi, de ti, de nuestro amor.

en tal caso si no puedes convencerme de que aún tenemos esperanzas, promete tener esperanzas de que vea lo bueno que fuimos, somos y lo mejor que seremos juntos, promete ser de aquellos que (esperan)zas le sobran.