A veces no queda de otra más que tomar una decisión, la definitiva, quizá la atrasamos por más tiempo del que debió ser creyendo que en algún punto algo cambiaría, teniendo fé en que podíamos mantener todo por más tiempo, la incertidumbre, el dolor, la intranquilidad pero sobre todo confiamos en la esperanza esa la que nunca muere no? Pues no, si muere, muere de cansancio como muero yo en ti como muero por no ser suficiente.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Liz Goes’s story.