Me rompí el corazón varias veces y aún así regresaba, creo que mi idea de amor siempre estuvo ligada al dolor, quizá no concebía una relación sin un poco de drama y entonces ese drama se volvió real, lo conocía de años atrás cuando era solo una puberta y pues ni en mis años más extraños puse mis ojos en el y en realidad no fui yo quien se fijó en el o quien intento algo más fue el, fue el quién me confesó después que desde que me vio esa tarde llegar a esa reunión de ex compañeros me lanzo la mirada y le pareció que lo que estaba viendo le convencía, el me buscó, me escribió, me llamo, me invitó a salir, logro que mi mente comenzara a pensar en él y para cuando me dió la noticia final de lo que sería lo nuestro ya era demasiado tarde ya mi mente y mi corazón no tenían espacio para la razón.

Like what you read? Give Liz Goes a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.