Consumidor logra un poco de privacidad

Thomas Edgar “Tom” Wheeler, 31 presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones y miembro del Partido Demócrata.
Proveedores de servicios de Internet deberán obtener consentimiento de cliente para compartir su información

Parte de nuestra privacidad en internet será un poco más protegida gracias a las nuevas normas gubernamentales que tienen como objetivo mantener bajo control a los proveedores de servicios de Internet sobre todo en materia de usar y compartir muestra información personal.
La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), la agencia estatal independiente bajo responsabilidad directa del Congreso de EE.UU., adoptó el pasado 27 de octubre nuevas normas que obligan a los proveedores de servicios de Internet (ISP) a proteger la privacidad de sus clientes sobre todo lo relacionado con sus informaciones personales.
De acuerdo a un comunicado de prensa de la FCC, la ley ofrece a los consumidores un mayor control sobre el uso de su información personal (como ubicación, páginas visitadas, aplicaciones usadas, etc) de manera predeterminada y bien detallada.
Ahora, los proveedores, como AT&T, Verizon, Comcast, etc, deberán obtener el consentimiento del cliente para poder utilizar o compartir sus datos personales debido a su sensibilidad.
“Este enfoque es coherente con otros marcos de privacidad, incluidos los de la Comisión Federal de Comercio (FTC) y la Declaración de Derecho a la Privacidad de los consumidores”, dice la nota del FCC.
La ley especifica como información sensible a la localización geográfica, información financiera, información de salud, información acerca de los niños, números de seguridad social, historial de navegación en la web, historial de uso de aplicaciones y el contenido de las comunicaciones -llamadas, conversaciones, chat, etc.-.
No obstante, según la FCC, los ISPs estarían autorizados a utilizar y compartir información no sensible tal como la dirección de correo electrónico o información sobre el tipo de plan de servicio de Internet que usa el cliente, a menos que este lo desapruebe. 
Desde luego, la FCC aclara las excepciones al consentimiento del cliente y dice que solo se infiere para determinados fines especificados en la ley, incluyendo la prestación de servicios de banda ancha o de facturación y cobro. Para el uso de esta información, no se requiere un consentimiento adicional del cliente más allá de la relación entre cliente y proveedor de Internet -estipulada en el contrato de adquisición de servicio-.
Además, los ISPs tendrán que ser claros y transparentes con sus clientes dejándoles saber qué información están recolectando, qué información comparten o con quién la están compartiendo, así como aclarar a los usuarios/clientes cómo podrán cambiar su configuración de privacidad.
La ley también requiere que los proveedores de banda ancha se involucren en prácticas y directrices sobre las medidas de seguridad de datos por lo que considera razonable la adopción de mejores medidas para la implementación de la industria, proporcionando una adecuada visión sobre las prácticas de seguridad, la aplicación de fuertes herramientas de autenticación, y la disposición adecuada de los datos consistentes con las mejores prácticas del FTC y la Declaración de Derecho a la Privacidad de los consumidores.

No obstante, no todos los consumidores deberán cantar victoria, ya que la ley está limitada a las empresas proveedoras de servicios de Internet de banda ancha (grandes empresas) y no a los servicios proveedores, o sea los minoristas y similares, que podrán seguir realizando sus actividades de compartir informaciones.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.