Una cena casual

Durante toda mi vida he sido parte de grupos pequeños, me relaciono con facilidad pero el problema es tener la intención de hacerlo, al principio suelo escuchar mucho, cuando me siento segura puedo regalar buenos momentos con conversaciones que van desde lo más absurdo hasta lo intelectual que pueda, hoy un señor que tiene más años que mi padre me invitó a cenar, digo casual porque se formó por un juego de palabras en la oficina, pues su esposa está de vacaciones y él se alimenta mal desde entonces, por ende me pidió que lo acompañara, un lugar mexicano, la comida muy recomendada, buenísima y mi noche que prometía bruma, terminó siendo una mezcla de sus recuerdos de infancia en el colegio y mis historias en una época diferente, lo cual nos hizo entender que aunque las situaciones sean distintas las anécdotas son tan particulares que es preciso recordarlas para comprender todo lo que nos formó y nos convirtió en lo que actualmente somos y elegimos ser.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Lina Marcela’s story.