Madrid jubila a personal médico mayor de 65 años

No se qué opinar de ello…

Cuando vivía en el barrio madrileño de Argüelles, tenía una ginecóloga muy buena en el ambulatorio. Hacía revisión completa con el pap y la colpo en la misma cita; pero conseguir una cita con ella era imposible… había que esperar muchos meses. Si no recuerdo mal, solo atendía los jueves.

Al final, cansada de tanta espera, pedí cambio y me asignaron otro doc. Me dieron cita a los pocos días. Fue un horror. Entré en su consulta, el tipo debía tener unos 80 años. Ni me hablaba ni me saludaba. Se pasó varios minutos escribiendo a velocidad de tortuga dormilona. Nada. Ni una palabra.

Así que opté por repetir mi «hola» inicial y empezar a contarle mi historial médico: tengo tal y cual cosa; tomo aquella pasti a diario y blá, blá, blá… no conseguí nada por su parte. Silencio. Repiqueteé mis dedos sobre la mesa. El hombre parecía dormido pero seguía escribiendo sin levantar la vista.

De repente, habló. Extendió un brazo y su mano temblorosa, me dio unas órdenes para pruebas, aquellas que mi ex-gine me solía hacer en la misma consulta, y me dijo algo así como: «saque cita cuando tenga los resultados».

Yo flipaba. Me levanté. Susurré un «ok, chau» y me fui. Bajé las escaleras y volví a la misma sala que había visitado días antes y les dije que quería volver a cambiar de ginecólogo. Quería volver a tener a mi ex-ginecóloga aunque tuviera que esperar mucho. Les conté a las administrativas y me sugirieron dejarlo por escrito. Lo hice.

No se si era un problema de edad, de costumbres, de médico puesto a dedo en la Sanidad madrileña de tiempos de Gallardón y Aguirre o qué.

En este caso que relato creo que ese médico no debía estar en atención primaria. Quizás fuera una eminencia en su campo… aunque yo no pude comprobarlo dado las escasas palabras que me dio.

Entiendo que hay muchas personas formadas en medicina que más allá de los 65 años tienen mucho que ofrecer y enseñar y que nunca son caros sus sueldos porque ellas los valen.

Pero desde que el PP se impone en las urnas, la Sanidad dejó de ser un derecho y un servicio para convertirse en un negocio. Como los peperos son los peores administrando lo público y siempre están con el cuento de que lo privado es mejor (sobre todo si esas empresas privadas son de algún pepero o amigo de este)… entonces tenemos hospitales vacíos de consultas por la tarde (como el Infanta Leonor), personal médico precarizado con consultas públicas y privadas, pruebas médicas en centros privados como primera y rápida opción y privatización encubierta de la Sanidad.

Es hora que Madrid vuelva a tener la gran Sanidad pública que supo tener y que las pacientes, médicas y no médicas seamos quienes decidamos y no políticos negligentes e incapaces como los del Partido Popular.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.