Empieza con M

Hoy quiero comentar muy brevemente sobre dos palabras referidas al país que empiezan con la misma letra: maravilla y mierda.

Karla del pasado creía firmemente que Venezuela era el mejor país del mundo. Me tragué la mentira, digamos. No quiero decir con esto que Venezuela no es un gran país con excelentes recursos naturales y bla bla (no sé mucho de este tema), de hecho, sería la primera persona en hacer turismo dentro de mi país (si pudiera) antes de recorrer el mundo.

Karla del presente cree seriamente que, aunque Venezuela tenga paisajes arrechísimos, no puedes disfrutar de ellos, por lo tanto, no sirve de nada tener paisajes arrechísimos. ¿Por qué no se puede? Porque, para empezar, un pasaje de avión (¡qué oligarca!*) a cualquiera de los aeropuertos cercanos a los paisajes maravillosos que tenemos equivale a un salario mínimo (cuando poco): impensable ir a Los Roques, por ejemplo.

[*No se trata de oligarquía, en los terminales de autobuses y en las carreteras la inseguridad es mayor.]

¿Debo continuar? En diciembre fui a Puerto Ordaz y me robaron el celular comiendo empanadas a las 8 de la mañana. A unos conocidos los robaron paseando en Los Médanos de Coro (¿desierto?), no hablemos de Margarita o los robos masivos en los cayos de Falcón… además, la escasez de productos no hace más atractiva la idea de salir a hacer turismo nacional. En fin, ustedes seguro saben más que yo.

“No hay un país de mierda, hay gente de mierda viviendo en un país maravilloso”

Ehm, me disculpan, pero paso y gano.

Un amigo me etiquetó en una foto de esa frase en Facebook, después de un micro debate sobre el mismo tema: mi punto es que el país maravilloso que es habitado por gente de mierda, termina por convertirse en un país de mierda. ¿Por qué? Porque no puedes disfrutar plenamente de las maravillas de un país, si tienes que estar pendiente de que no te asalten ni te maten, por decir algo. Es decir, no puedes disfrutar de un paisaje habitado por gente de mierda. Y, me disculpan pero, cada vez hay más gente de mierda en todos lados, de lo contrario, no nos robarían en los parques nacionales. No puedes ver un diamante bañado en mierda, ¿o sí?

Entonces, ¿país de mierda o país maravilloso? ¿Cuál es el adjetivo “apropiado”?

Entiendo que cada quien habla/escribe en base a sus experiencias y creencias (al menos yo lo hago), así que lo que realmente me emputa la vida es que haya gente que pretende que te pongas sus ojos y veas las cosas como lo hacen ellos: si usted cree que Venezuela es un país maravilloso, bien por usted, lo envidio, sepa que yo antes era así pero ya no, no trate de convencerme de que Venezuela es el mejor país del mundo porque mi envase de esperanzas lo vaciaron de un tiro. Saludos.

PD: Probablemente en algún punto de mi vida vuelva a tener fe en este país, no se alarmen, lamentablemente la esperanza es lo último que se pierde.

Refill your cup!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.