A veces regreso para ver como el mar de a poco, como el se olvida de nosotros, y nos

quedamos sin las huellas que hicieron nuestra esa orilla…

A veces regreso, y yo también me despojo desnudando cuerpo y alma, y sintiendo la lejanía en las frías aguas de un mar que nos amó…
Pero vuelvo cada vez menos, ya apenas recuerdo la hora donde llegabas montado en tu olas, y partías cuando calmos empezaba a bajar para llevarte tu marea…

A veces, sólo recuerdo la playa, tu rostro borroso y ya no escribo tu nombre en la arena porque puedo equivocarme… (Lola)