Casi tan loco como tan cuerdo, guardó mi corazón tu recuerdo, en cajón pero sin tapa, y el tramposo se escapó…

y en el borde de la cornisa desesperado y sin prisa, y con miedo de caer, me miró con tus ojos y no pude resistir; le tomé la mano y de un envión a mis brazos lo abracé.

Y temblaba como las hojas de tus letras, escurriendo la tinta del monitor empañando el chat donde una vez fuimos amor… y lloramos, ni una lágrima pero con el alma,

y los corazones de zombies sin latidos congelaban nuestra sangre, mientras la despedida del reencuentro se moría, así como el amor nos debía, el perdón y

el abrazo, y cambiar el cajón sin tapa por una caja con música,sin bailarina, con espejos de fotos por dentro, y herrajes de amor (Lola)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.