Cerraré un instante los ojos, para sólo sentirte, para recordar como late mi corazón, como respiro, mientras tu boca va más allá de mis labios…

Y abriré el apetito voraz de mi mirada para saciarme de verte, de encontrarte en mi, de hacernos reflejo mientras se me escapa el alma…

Soltaré y dejaré que escape el pudor, para atraerte hacia mi, para probarme en tu boca, para hacernos el idioma del amor…

Y seremos simplemente tan libres como obscenos, entre estas paredes con algún espejo, donde regalarle al morbo un guiño de reojo, mientras perdemos las formas y grabamos los gestos, mientras el instinto encuentra nuestro ritmo, sin dejarnos de mirar…

Cerraré, pero sólo un instante porque no hay nada, nada más bello que mirarnos, mirarnos amor, al amarte… (Lola)