Cuando escribes mi vida, cuando leo, después de encontrarlo, solo por olvidar leerte, porque no siempre escribes, pero a veces, en ti me veo…

Cuando escribes y escribes con el alma, y si lo dices, y si te escucho me llena el pecho…
Cuando escribes, cuando leo, y en ese instante lejano en tiempo y horario, lejano en leernos no me parece, que esté tan lejos, que no fue ahora… Cuando tus versos para mi, o para otras acariciaron con tu voz mi pelo…
Cuando escribes brindo, cuando te leo, bebo, cada letra, poniéndole tu voz que te hace eterno, para que entre a mi cuerpo…
Cuando escribes y te siento mío, sin que sepas que hace tiempo, estoy
siendo tuya…
(Lola)