Da tantas vueltas la vida, que giramos siempre alrededor de nosotros, mientras el mundo casi quieto nos mira, mientras nos

mira y no vemos ni sabemos donde vamos, ni tampoco los ojos, perdidos en la cara sin poder mirarnos…

Las vueltas, esas que damos hacia abajo con espanto, hacia arriba con encanto, desconfiando a los costados, cuidando con un espejo la espalda y al frente con grandes lentes negros demacrados…

Las vueltas por el mismo camino de ida y vuelta cada día, haciendo la rutina, dejando sin sentir la propia vida, para seguir girando…

Y giramos, a veces divertidos, otras perdidos y algunas apasionados desnudos nos encontramos arriba, abajo, y dando vueltas gimiéndole a la vida y sin marearnos…

Es que damos tantas, tantas vueltas, con el cuerpo, con la mente, con las decisiones y elecciones con que desafían los días, los meses, los años, la misma vida, que a veces se nos escapa de las manos… (Lola)

(perdón disfónica)