Enséñame a quererte, con ese amor con que sueles envolverme, enséñame como tú lo haces, que se puede, que te puedo amar, y quedarme en presente cada día con sus noches, sin final…

Así como me toma tu mano firme para sujetar la torpeza de mis pasos, porque siempre caigo, si no estás junto a mi, así, quiero hacernos futuro, me quiero quedar en ti…

Enséñame esa magia con que miras, sin temer lo malo, entregando todo lo bueno de tu corazón de hombre, y ternura de niño, de tus garras para abrazar sin rasguñar mi piel, cuidando nuestras madrugadas…

Ven, enséñame tu amar, para darte mi alma libre de culpas, dejando bien guardadas las historias que sólo nos puedan dañar…

Yo sé que puedo, yo quiero amarte, prometiendo mirarte a los ojos cada despertar, porque ellos no pueden engañarte y tú sabes leer mi mirada, y así te quiero yo por siempre, mirar…

Enséñame amor, yo aprenderé lo importante de cada gesto y te mostraré otros, esos de amarte nuevo, que escapen del corazón para decirte: “ ya no te quiero, porque ahora, te amo amor…” (Lola)